53 días confinada en el Sarangkot, Nepal

Sarangkot

Este post forma parte de mi serie 98 días confinada en Nepal.

  1. 53 días confinada en el Sarangkot, Nepal.
  2. 35 días confinada en Pokhara, Nepal.
  3. Kathmandú y vuelta a casa.

22 de Marzo – Día 1

Hoy a las 06:00h de la mañana me ha despertado la luz rojiza del sol amaneciendo entre las montañas. Antes de irme a dormir dejé las cortinas abiertas a propósito para despertarme con la primera luz del día. Qué mejor despertar que este…

Sobre las 08:00h he subido arriba y mis “sisters” (como aquí nos llamamos unos a otros) ya me tenían un desayuno riquísimo preparado. Una tortilla de patatas con dos tostadas y un café con leche, riquísimo. Me he sentado en la terraza del restaurante y he desayunado tranquilamente con las maravillosas vistas de la cordillera de montañas de telón de fondo.

Después de desayunar he bajado de nuevo a la habitación cargada de energía y he lavado la ropa. Mientras esta se secaba he aprovechado para tomar el sol en la terraza. Nunca antes había lavado a mano, sin embargo desde que llegué a Nepal es lo único que hago. No a diario pero si a menudo. Creo que por fin lo empiezo a dominar. 💪🏻

La tarde ha pasado lentamente entre lecturas, con algo de ansiedad debida a la incertidumbre de los próximos días y de cuándo y como podré volver a casa. Soy consciente que muchos pagarían por un confinamiento como este, y me siento afortunada de estar aquí con estas vistas, pero es difícil no dejar de pensar en la locura que estamos viviendo ahora mismo mundialmente.

Además, esta última semana ha sido algo difícil con el cambio constante de noticias emitidas por el Gobierno Nepalí y las falsas noticias de diferentes casos de COVID-19 en Nepal. Y a todo esto se me ha sumado la inminente despedida de los proyectos de Bastipur de los que me tuve que ir de un día para otro, con prisa. Al cerrar la escuela tampoco pudimos despedirnos de los niños ni los proyectos y nos quedamos bastante tristes.

23 de Marzo – Día 2

Durante mi voluntariado pasé muchas noches sin dormir bien. Entre el frío, el colchón duro, las arañas, las lagartijas y los ratones… cada noche era una fiesta. Ayer dormí bastante bien pero hoy no me he librado de pasar una mala noche.

Por otro lado, hoy ha amanecido entre nubes bajas que no han tardado mucho en desaparecer y dejar entrever la cordillera de los Himalaya de nuevo. Que vistas de verdad, no quiero acostumbrarme…. cada día son igual o más impresionantes que el anterior.

Esta tarde he recibido un mensaje de una amiga de una amiga Nepalí de mi hermana, que vive en Catalunya. Me ha contactado interesada en ayudarme con la situación del vuelo, ya que después de 48 horas sigo sin poder hablar con nadie de Qatar Airlines. Mi vuelo tendría que salir mañana aunque en la reserva me dice que no está confirmado y no consigo hablar con nadie para que me de una respuesta oficial. Esta chica se encuentra en la misma situación, ella debía regresar a primeros de Abril y el vuelo le sale como no cofirmado. Como vive en Kathmandú se ha acercado a la oficina de la aerolínea y depsués de mucho esperar, finalmente ha conseguido ponernos a las dos en el que parece ser, el único vuelo que va a salir de Kathmandú a Doha en todo Abril.

Pero para complicar la situación, el gobierno Nepalí delante los dos casos de COVID-19 confirmados en las últimas 23 horas, ha decretado que a partir de las 06:00h de la mañana de mañana, el país queda confinado; prohibiendo así cualquier tipo de desplazo o salir a la calle con excepción de una emergencia médica o farmacéutica. Lo que significa que si tenía pensado ir a Kathmandú con taxi (porqué no hay transporte desde ayer hasta nuevo aviso) parece ser que tampoco voy a poder.

Esto me ha agobiado muchísimo, más complicaciones. Además que he mirado el vuelo en el que nos ha puesto esta chica y tampoco está confirmado con lo que ni siquiera es seguro que este salga… Me he agobiado tanto que me he ido a dar una vuelta por la zona del Sarangkot.

He subido al mirador pero estaba nublado así que he decidido ir a explorar para abajo. He empezado a andar cuesta abajo por la carretera hasta lo que google me marcaba como una cascada, que no he encontrado. Pero durante mi paseo unos niños super monos de por aquí me han seguido y he estado jugando con ellos un rato mientras iba cayendo el atardecer. Me han dado un poco de pena, estaban muy sucios, llenos de mocos, con legañas y la piel muy sucia. Me hubiera gustado poder darles algo más, un juguete o algo pero apenas me entendían.

Al cabo de un rato he subido de nuevo al Lodge y hasta ahora. Estoy esperando a que la sister me traiga la cena, no creo que tarde mucho. Y si el internet sigue funcionando miraré una peli y me iré a dormir temprano que estoy bastante cansada hoy. Hasta mañana família.

24 de Marzo – Día 3

Esta mañana he amanecido así y no puedo dejar de preguntarme si esto es real.

Hoy es el primer día de confinamiento oficial, parece ser que los Nepalíes se lo han tomado enserio porqué no se oye ni una mosca. Ni en la zona del Sarangkot ni que provenga de la ciudad de Pokhara. Cuando he subido arriba a darles los buenos días a las sisters, me han enseñado imágenes de Kathmandú, totalmente desértico.

Estaban ellas igual de asombradas que yo. Nos hemos puesto a hablar y me comentaban el miedo y frustración que sienten porqué el 2020 debía ser el año del boom turístico de Nepal. Además tienen mucho miedo porqué si el virus se extiende igual de rápido que en Italia y España, aquí podría ser realmente catastrófico. La sanidad de Nepal no tiene nada que ver con la de muchos otros países.

Después de desayunar, a eso de las 09:00h se han dispersado las nubes y he subido al mirador del Sarangkot. La verdad es que después de pasar más de una hora hablando con las sisters y viendo el miedo que sienten, necesitaba un cambio de aires, refrescar, resetear. Y no podía haber tomado mejor decisión.

A medida que iba subiendo los escalones me iba dando cuenta que estaba todo despejado y que se veía TODO. Me ha costado llegar arriba, no os voy a engañar, me ahogaba. Tengo una salud física de -100 y una resistencia nula. Pero HOY SI, he hecho realidad mi sueño de ver los Himalayas. Que energía y que subidón de adrenalina me ha dado poder ver la cordillera de los Annapurnas delante mío, en vivo, tan cerca. 🙏🏻

No doy crédito que he tenido que quedarme aquí atrapada en Nepal para vivir sejemante experiencia. Sigo pensando que en la vida TODO PASA POR ALGO. Enserio que la vida misma no deja de sorprenderme por bien o por mal.

La tarde ha pasado lenta y algo rara. He recibido la notificación de que mi vuelo del día 1 de Abril está parcialmente confirmado, con lo que sigue habiendo una posibilidad de que no salga. He hablado con mi familia y con Alex y después de hablarlo mucho he tomado la decisión que si el vuelo no sale, viendo la situación tan grave que se está viviendo España en estos momentos, prefiero quedarme dónde estoy hasta que toda esta situación se calme un poco y volvamos a la normalidad.

Aquí no me falta nada. Tengo una cama y comida y cualquier cosa que pueda necesitar cuento con la ayuda de las propietarias del Lodge. Así que en ningún sitio estaré mejor que aquí en estos momentos. Cualquier urgencia el vecino tiene coche privado y puede llevarme al hospital. Si el vuelo no se confirma no voy a arriesgarme a irme a Kathmandú, por la misma razón que en su momento decidí venirme aquí y no ir allí.

Solo llevo aquí 4 días y han sido 4 días de no poder dejar de darle al coco con el vuelo, tener que tomar decisiones, que a los 10 minutos se compliquen con nuevas restricciones… es todo un caos y una montaña rusa de ansiedad. Para volverse loco de verdad. Solo quiero estar tranquila, disfrutar de las vistas y que todo pase. Me voy a la cama por hoy, feliz que he podido ver los Himalayas. Hasta mañana familia, gracias por leerme.

25 de Marzo – Día 4

Esta noche ha sido la primera noche en las últimas dos semanas que he dormido bien. Ayer me fuí a dormir a las 20:00h y aunque me he levantado con la luz del amanecer a las 06:00h, hoy si siento que he dormido bien y he descansado. Esto juega a favor con mis niveles de ansiedad y mi humor y a pesar de todo lo que os comentaba ayer, hoy tengo algo más de humor para afrontarlo todo.

Que contaros de hoy… pues como cada día de esta idílica rutina, he desayunado en el balcón de mi habitación y he tomado el sol un ratito hasta que se ha tapado todo y se ha girado un viento muy frío amenazando tormenta. He recogido rápidamente todo y he entrado a sentarme en la cama a escribir mientras de fondo se oían los truenos retumbar en el valle. ¡Pedazo de tormenta que ha caído!

Hoy el numero de contagiados por COVID-19 aquí en Nepal ha subido a 3. El país sigue parado, las carretras desérticas, todos los Nepalíes están confinados dentro de sus casas. No se oye absolutamente nada. Es como si el mundo se hubiera detenido. Bueno es que lo ha hecho.

Tengo noticias sobre mi vuelo del día 1 de Abril, y es que hoy ya sale como no confirmado. Ahora tendré que llamar de nuevo a Qatar e intentar dar con la erolínea para poder solicitar un vale o una nueva fecha de regreso de caras a Mayo.

Otra cosa, que creo que no os había comentado antes, es que llevo resfriada desde hace 10 días. Pensaba que me encontraba mejor pero no, sigo con el mismo dolor de garganta que empezó unos 10 días atrás. Se va y viene. Cada día tengo más mocos y más tos. Creo que los aires de aquí arriba me mantienen resfriada. Lo típico de la montaña, cuando hace sol hace calor y de repente se gira un aire frío que te deja petrificado. Nunca sabes que ponerte y yo de ropa adecuada no voy sobrada que digamos. 🤷🏻‍♀️

Voy a cenar ahora y a dormir que con la tarde que llevamos de lluvia me ha entrado muha morriña de estar dentro de la cama mientras cae la de dios a fuera.

26 de Marzo – Día 5

Hoy me he levantado perezosa pero muy optimista. Con ganas de hacer mil cosas pero a la vez de no hacer nada. Me he tumbado en la cama y me he quedado medio dormida con el calorcito del sol y las ventanas abiertas. Sintiendo los pajaritos y la brisa, que relax.

Cuando me he despertado de mi siesta matinal me he puesto las sandalias y me he ido corriendo escaleras arriba al mirador del Sarangkot. Cuándo he llegado no podía dejar de toser y de ahogarme, de verdad que voy de mal en peor. 😂 Esta es la segunda vez que veo los Annapurnas y me he quedado embobada de nuevo. ¡Que maravilla!🙏🏻

Al mediodía he recibido una llamada de la Embajada de España de Nueva Deli preguntándome dónde me encontraba y si dónde estaba estaría segura los próximos días. Me han comentado que están contactando a todos los Españoles varados en Nepal para intentar organizar un vuelo de vuelta. Me han dicho también que somos varios los Españoles confinados en Pokhara y que de quererme ir a Kathmandú estaban mirando de organizar un autobús.

La verdad es que creo que tomar el riesgo de ir a Kathmandú estando bien aquí es absurdo y más si no es seguro que vaya a salir un vuelo de regreso. Así que de momento no me planteo moverme de aquí a no ser que confirmen la salida del bus y el trayecto hasta el aeropuerto, porqué yo estoy a 14km de Pokhara y tampoco tengo como ir hasta el punto de encuentro.

Por la tarde he tomado el café con las sisters y hemos estado charlando. Son super majas, estoy encantada de estar aquí, me hacen sentir como en casa. La madre no habla tan bien el inglés como la hija, así que esta le traducía algunas cosas.

Están flipando con España. No entienden como podemos ser tan complicados pudiendo hacer las cosas mejor… ¿Como se lo explico? No tengo palabras yo tampoco para justificar a mi país y las absurdas decisiones que se están tomando.

27 de Marzo – Día 6

Ayer por la noche estaba cenando en la cama y hablando por chat con Alex, cuando de repente vi un destello de luz en el cielo que iluminó todo el valle. Me sorprendió porqué el cielo estaba despejado y la previsión meteorológica no daba tormentas, pero estaba tan cansada que no le dí más importancia. Y esta mañana, al despertarme, he recibido un mensaje de una amiga que vive en Kathmandú en el que me preguntaba si ayer por la noche vi algo raro en el cielo. Parece ser que si hubo un destello de luz y que no fue de ninguna tormenta sino que se cree que fue un meteorito, lo están investigando.

Este mediodía he recibido un email de la embajada Española de Nueva Deli informándome de que mañana saldrá un avión de Pokhara a Kathmandú para todos aquellos viajeros que quieran ir a la capital. Pero me parece un poco de risa que me informen de un posible vuelo y no me digan ni la hora de salida ni si es seguro que vaya a salir.

Más tarde, en otro email, nos han informado que el motivo del vuelo es que al día siguiente saldrá un vuelo de repatriación Alemán hacía Europa en el que no tenemos plazas aseguradas pero que podemos ir al aeropuerto a las 6:00h de la mañana y esperar a ver si hay algún asiento libre y así poder llegar a Europa. Que en este vuelo tendrían prioridad otras nacionalidades por encima de los españoles y tampoco se ha confirmado el horario de salida por lo que si es de nuestro interés nos pongamos en contacto con la embajada alemana. Y ahora viene lo mejor, al cojer este vuelo quedaríamos totalmente fuera de su responsabilidad y una vez llegasemos a Europa, tendríamos que buscarnos la vida para llegar a España. Sin información alguna de como hacerlo, de disponibilidad de vuelos ni nada. 👏🏻

Enseguida me he encendido, y es que me parece una total verguenza que España no esté organizando un vuelo directo a Barcelona o a Madrid con los muchos españoles que estamos varados en Nepal, muchos en precarias condiciones. Y que lo único que hagan sea decirnos que vayamos a las 6:00h de la mañana al aeropuerto a probar suerte para poder subirnos a un avión de expatriación de otro país y llegar a Europa. Y luego nos busquemos la vida para llegar a casa. Que verguenza.

Espero no estar equivocándome con la decisión de quedarme donde estoy e ir improvisando según pasen los días, pero es que me parece una locura y una ridiculez la gestión que está haciendo España. Y por otro lado tampoco nos avisan con suficiente tiempo ni nos dejan las cosas nada claras para hacer una cosa u otra. Yo necesito organizarme para encontrar un transporte para bajar a Pokhara e ir a la estación de buses o al aeropuerto. No puedo simplemente ir andando una hora antes de partir. Y aunque pudiera tendría que valorar muchos factores como el alojamiento en Kathmandú y que hacer en caso de no conseguir subirme a ese avión.

Es una situación de mucha ansiedad por no saber que debo hacer, si arriesgarme o quedarme donde estoy por el momento. Aquí apenas hay casos de COVID-19 y donde estoy tengo de todo y estoy segura, así que ¿para qué arriesgarme? Luego a lo mejor me quedo atrapada en Kathmandú en vete a saber donde en medio de la ciudad. Aquí almenos puedo disfrutar de naturaleza y estoy alejada del ajetreo.

28 de Marzo – Día 7

Hoy me he despertado a las 05:00h de la mañana ahogándome de tos. Nada alarmante, es algo que me pasa cada vez que me resfrío y tengo muchos mocos, me levanto por la noche tosiendo y ahogándome.

Llevo ya más o menos 10 días resfriada. Empezó en mi tercera semana de voluntariado con dolor de cabeza, mareos y la garganta irritada y ha ido evolucionando a un catarro. Al venirme aquí a las montañas tengo aún más mocos. Supongo que influye el cambio de estación y el aire frío de las montañas. Hoy mi sister me ha preparado una infusión de limón, gengibre y miel para el resfriado. 🙏🏻

Como cada mañana he desayunado en la terraza disfrutando de las vistas y el canto de los pájaros y he consultado el estado actual del COVID-19 en Nepal. El número de infectados ha subido a 5. Parece ser que lo más seguro es que alarguen el confinamiento hasta el 7 de Abril (dato incierto) para curarse en salud. Esta gente hace las cosas con cabeza, todas las precauciones que están tomando tienen muchísimo sentido.

Por la tarde mi sister me ha enviado un mensaje que subiera a su casa a probar algo que había preparado llamado “Chatpate”. Estaba buenísimo, era una mezcla de noodles crujientes, con arroz hinchado, cebolla, guindilla, tomate, perejil y zanahoria. Estaba rico pero casi se me salen los ojos de lo picante que era.

29 de Marzo – Día 8

Hoy me he levantado super energética y con muchas ganas de afrontar el día. Es el primer día que duermo maravillosamente desde mi llegada a Nepal. De hecho hasta he soñado. Que agradecida estoy, nunca suelo dormir bien y menos si no es en mi cama.

¿Los planes de hoy? Pues nada diferente la verdad. Relax, leer, tomar el sol… lo de cada día. Con la subida de temperatura de los últimos tres días hoy hemos llegado a los 29°C y estamos a 1.600m de altura.

Lo que si he hecho hoy de diferente ha sido subir a casa de las sisters después de desayunar a tomarme un té con ellas. He intentado pasar menos rato sola y conocerlas un poco más. Hemos estado hablando como 1 hora sobre el hotel y sus inicios, el turismo en Nepal, de Europa y en general de la diferencia entre nuestra forma de vivir y la suya. Y luego me han mostrado una foto de los picos de la cordillera de los Himalaya. Me los he apuntado para luego identificarlos cuando vuelva a subir al mirador.

30 de Marzo – Día 9

Hoy me ha pasado el día volando. Por la mañana he desayunado en el balcón y he tomado el sol como cada día.

Al mediodía (en una crisis de aburrimiento) he decidido empezar una mini serie que me recomendaron, de solo 13 episodios, perfecta para entretenerme un poco. Todavía no la he acabado pero me ha ido genial para que el día me pasase volando. Ahora ya es de noche y no tengo mucho que contaros. Aquí siempre llueve por la tarde con lo que hay poco que hacer.

31 de Marzo – Día 10

Otro día que me ha pasado sin apenas darme cuenta.

Esta mañana he acabado la serie que empezé ayer y por la tarde he aprovechado para hacer algunas videollamadas y escribir algunas ideas de videos que tengo en mente grabar.

También he hablado con mi amiga Marta que está en Kathmandú y me ha dicho que el 13 de Abril es el fin de año Nepalí. Así que lo más seguro es que vaya a celebrar el fin de año y año nuevo Nepalí aquí. Me parece super guay y seguro que será una experiencia genial. Al igual que lo fue poder celebrar el Holi con los peques de la escuela.

Dato curioso: actualmente en Nepal están en el año 2076 y en Abril de 2020 entrarán en el año 2077.

Hoy ha vuelto a llover y la tormenta ha dado paso a un precioso atardecer. Estoy flipando mucho con los paisajes que la naturaleza me regala a diario. A veces me encuentro totalmente hipnotizada con la belleza de mi alrededor, como si meditase pero sin hacerlo intencionadamente. Ojalá tuviera manera de descargar las fotos de la tarjeta de mi camara y subirlas a la nube. De ese modo tendría espacio para sacar muchísimas más fotos y para mostrároslas a diario. Pero de momento voy como puedo con la poca memoria que tengo en el móvil.

1 de Abril – Día 11

No tengo mucho que contaros sobre el día de hoy. Tengo bastante ansiedad y el día me ha pasado lento y aburrido. Hemos estado des de las 11:00h de la mañana con tormentas, una tras otra. Con lo que apenas he podido salir de la habitación. No he podido tomar el sol ni comer fuera ni subir al mirador, un rollo.

2 de Abril – Día 12

Hoy ha sido un día muy tranquilo y productivo.

De buena mañana he tomado el sol, desayunado y lavado la ropa (como estoy echando de menos a mi lavadora 🙏🏻). Luego me he animado a grabar un video para youtube para la pequeñísima familia que somos ahí contandoos el motivo por el que me vine a Nepal y mi experiencia hasta día de hoy, sobretodo como hemos vivido esta situación aquí. Y luego me he animado a grabar un video para IGTV contestando a las preguntas que me habéis mandado por las historias de Instagram.

El día me ha pasado relativamente rápido y como ya viene siendo de costumbre ha acabado con tormenta. No tengo mucho más que contaros. A ver si mañana puedo editar los videos y subirlos.

3 de Abril – Día 13

Aunque hoy me he levantado enérgica y muy positiva, el día ha sido difícil y muy aburrido.

Pero he podido editar y subir el video que grabé ayer contestando a las preguntas que me mandásteis por las historias de Instagram y estoy muy contenta porque parece que os ha gustado mucho. La verdad es que he tenido problemas para montar el video en el móvil, el pobre ya no da más de si y no tengo nada de espacio. Pero me las he podido ingeniar.

Hoy estamos a Viernes y se supone que el Martes van a levantar el confinamiento aquí en Nepal, pero ya han dicho que no es del todo seguro. Ayer registraron el sexto caso de COVID-19 y parece ser que el govierno quiere alargar el confinamiento una semana más (hasta el 14 de Abril). Cuando me llegan estas noticias lo paso muy mal, es como un chute de ansiedad. Ya no se donde meterme del aburrimiento y la monotonía. De tantos nervios y falsas esperanzas. De la desesperación de no saber que es lo que va a pasar, cuanto va a durar esta situación y cuando voy a poder volver a casa.

Algunos me decís que, qué bien estar donde estoy y que suerte tengo. Y la verdad es que hay momentos muy duros, me siento muy sola y a veces fuera de lugar. La comunicación con las sisters no siempre es fácil, todo el mundo me intenta sacar dinero, los días son muy monótonos y apenas puedo salir de mi habitación. Las dudas y el son inevitables, quién sabe lo que puede llegar a pasar. Y por otro lado no contaba con “alargar” mi viaje y el dinero que tenía ya se ha acabado.

La suerte hubiera sido si no hubiera llegado esta pandemia y hubiera podido disfrutar de mi plan de viaje original. Claro que me cuidan y se preocupan, no me falta ni comida ni cama y tengo unas vistas impresionantes pero no todo es oro lo que reluce. Al final necesito estar positiva, levantarme y acostarme con una sonrisa y valorando lo mejor de esta experiencia sino me volvería loca.

4 de Abril – Día 14

Hoy, a pesar de la acumulada desesperación de ayer, el día ha ido algo mejor. He decidido hacer algo diferente y en vez de tomar el sol he subido a la terraza del Lodge donde me hospedo. Y al cabo de poco tiempo se han unido las sisters junto a una mujer algo más mayor. Esta traía una enorme cesta llena de espinacas que han limpiado sentadas en el suelo. Me ha entusiasmado ver la destreza con la que separaban las hojas mientras hablaban tranquilamente y se reían.

Más tarde, mientras ojeaba Instagram, he encontrado una fotografía preciosa de un atardecer aquí en el Sarangkot y he entrado en el perfil del autor. Era de un chico americano llamado Daniel que está realizando un voluntariado aquí en la zona. Enseguida le he mandado un mensaje preguntándole si seguía por aquí y cuál era su situación. Más tarde, hablando con él, he sabido que fue el profesor de inglés de Surashka.

Me ha comentado que con las clases anuladas por el momento está realizando visitas a domicilio por el Sarangkot a sus alumnos y familias y que cuando se pase por aquí podemos quedar para tomar un café y charlar un rato. Lo que me parece genial, poder hablar con alguien que no es Nepalí y compartir esta experiencia.

Después de comer nos hemos sentado con las sisters en el rellano de su casa y me han invitado a comer caña de azúcar y mandarinas (aquí llamadas naranjas 🤷🏻‍♀️). Me han estado contando que en Nepal hay 125 castas (apellidos) y que con ellos pueden saber el privilegio económico de la familia, lo que vendrían a ser las castas. También me han contado que para casarse tienen que hacerlo entre castas iguales. Por ejempl no está permitido casarse con alguien de casta baja siendo casta alta y viceversa. La manera como me lo contaban y la normalidad en la que ven el “no poder escoger con quién casarse” me ha chocado. No es lo mismo leerlo en un libro de historia a que te lo cuenten ellas mismas.

Mientras hablábamos se han confirmado 3 casos más de COVID-19 llegando ya a los 9 casos. Dos hombres procedentes de India y la pareja de uno de ellos. Ahora ya si que seguramente alargarán una o dos semanas más el confinamiento.

La tarde se ha complicado con una repentina tormenta. La de hoy ha sido una tormenta huracanada. El viento azotaba las ventanas y la puerta con mucha fuerza y las temperaturas han bajado en picado. Hasta se ha caído un árbol. Madre mía, con el miedo que me dan a mí las tormentas…

La sensación que siento ahora mismo es muy rara. Siento miedo al pensar que estamos muy lejos de volver a la normalidad. Me siento frustrada y confundida y a la misma vez siento comodidad porqué me siento protegida aquí, en esta situación de confinamiento. Estoy en una montaña rusa emocional.

5 de Abril – Día 15

Hoy solo levantarme me he duchado y he desayunado con la toalla puesta a fuera bajo el sol y la brisa de la montaña. Una manera diferente de empezar el día. Enseguida la sister me ha enviado un mensaje para decirme que Daniel, el chico americano / profesor de inglés, se había pasado y que me estaban esperando. Así que me he vestido rápidamente y he subido.

Que bien me ha ido que me ha pasado la mañana volando. Hemos estado charlando de todo tipo de cosas. Entre ellas Daniel me ha contado algunas de sus batallitas aquí en Nepal. Me ha gustado poder saber más sobre esta zona, sobre el funcionamiento del colegio donde realiza su voluntariado y sobre las diferencias en educación a las que se ha enfrentado últimamente.

También me ha contado entre risas que por la “villa” donde se aloja ahora mismo hay guepardos. ¿Se llaman así? Que se ve que se comen a los perros y las cabras. Y que aunque no ha visto ninguno, porqué son animales nocturnos, si que los oye a menudo. Se ve que es tan normal aquí, al igual que las serpientes. Me fascina su manera de convivir con la naturaleza y los animales. El respeto en general que les tienen y el agradecimiento que los nepalíes sienten hacia estos.

A la hora de comer la sister nos ha dado Dal Bhat, el plato típico Nepalí. Este consiste en Dal (arroz) y Bhat (sopa de lentejas). Suele servirse acompañado de verduritas o carne y “pickle” que es super picante. Aunque ya comía Dal Bhat a diario para cenar durante mi voluntariado, me ha encantado probar otro de diferente. La verdad es que este estaba delicioso y no me importaría comerlo a todas horas como hacen aquí. 🙏🏻

Por la tarde las sisters han bajado al huerto del vecino a llevarse unos troncos de un árbol que estos cortaron y les he ayudado un poco. Parecían no estar de acuerdo entre ellas si dejarme ayudar o no pero yo he subido dos troncos igualmente. No me ha dado tiemo de ir a por el tercero que Suraksha, la hija, me ha mandado a la habitación.

Si algo tienen los Nepalíes es que van muy a su rollo. La manera de comunicarse es diferente a la occidental. Nunca te dejan del todo claro si es si o es no. Dicen “vale” pero luego van a su bola. Como los ejemplos que os contaba el otro día en las historias de Instagram. Les digo que ya subiré yo misma los platos sucios del desayuno a la cocina y luego los vienen a recoger.

Pero a pesar de todo, del idioma y de las diferencias culturales que muchas veces suponen una barrera, me siento querida y cuidada por los Nepalíes.

6 de Abril – Día 16

Hoy ha sido sin duda el peor día desde que estoy aquí.

Todo ha empezado cuando el govierno Nepalí ha comunicado la extensión del confinamiento hasta el 15 de Abril y la suspensión de los vuelos internacionales hasta el 30 de Abril mínimo. La impotencia de tanta incertidumbre y de no saber exactamente que es lo que está pasando en el país y cuando va a solventarse, me han hecho venir abajo. Y pensaréis “Anna si ya te lo imaginabas”. Si es verdad que ya me lo imaginaba, pero siempre reside un poco de esperanza. Al final son solo 9 casos que no son nada comparados con las decenas de miles que hay en otros países.

Para colmar el vaso, esta tarde he recibido un mensaje de la embajada de que puede que esta semana salga otro vuelo de expatriación a Alemania. Por confirmar, sin conexiones y sin plaza asegurada. Cada vez que la embajada llama para informarme de veulos a Alemania o Francia me remueve por dentro la inseguridad. Otra vez las mismas dudas y el repasar todas las posibles razones por las que irme en ese vuelo o quedarme aquí segura y a buen recaudo. Siempre dicen que será el último vuelo pero siempre hay otro con lo que parte de mí cree que es mejor esperar a que haya uno a España. Aunque quién sabe, nuestro govierno es capaz de no hacer absolutamente nada y dejarnos aquí tirados limitandose solo a informar.

Además es que me parece una locura tener que cojer 2 vuelos para ir a Europa y allí quedarme tirada en un aeropuerto sin cama y sin comida. Luego tener que buscarme la vida para volver a España. Aparentemente los vuelos europeos se están cancelando y podrían ser horas o quizá días hasta encontrar un vuelo destino Barcelona. Los aeropuertos permanecen cerrados y ¿que hago yo en un aeropuerto cerrado? ¿De donde saco la comida por ejemplo? Es muy arriesgado y ya se están dando casos de gente atrapada en aeropuertos por las cancelaciones. Yo no quiero ser una de ellos.

Así que hoy he acudido a la sister para contarle como me siento y pedirle consejo. No ha dudado ni un segundo en decirme que ya no es cuestión del dinero ni de nada pero que me aprecian y no quieren que nada malo me pase. Así lo siento yo también, y me siento segura y a buen recaudo aquí. Igual que mi intuición me dice que Nepal va a salir de esta pronto y que por ahora está todo bajo control, que este es el mejor sitio donde podría estar en estos momentos y que todo va a salir bien.

Así que una vez más, apuesto por Nepal y por la fuerza de voluntad de su gente, su lucha y su manera de ver la vida. Sé que todo va a salir bien y lo importante ahora es estar a salvo y evitar cualquier posibilidad de contagio.

A todo esto, y cambiando totalmente de tema, hoy me han entrevistado en la tele local del pueblo donde he vivido toda mi vida, Banyoles. Van a emitir el reportaje por la tele hoy a las 20:00h. Me ha gustado hablar con ellos por skype y contarles un poco mi situación. Yo no voy a poder verlo ya que las 20:00h de España aquí serán las 00:00h, pero mañana al levantarme lo voy a ver y os dejaré el link para quién quiera verlo.

7 de Abril – Día 17

Hoy me he levantado con una energía increíble y con mil ganas de afrontar el día. Mientras desayunaba he mirado el reportaje que emitieron ayer en la tele comarcal del Pla de l’Estany sobre mi situación de confinamiento en Nepal y he de decir que ha quedado muy bien. Además he recibido muchos mensajes de ánimo y palabras muy bonitas de mucha gente y estoy muy agradecida.

A media mañana he subido a casa de las sisters y he estado con la sister hija. Hemos charlado un rato, luego hemos comido Dal Bhat juntas y más tarde hemos cocido unos “chapatis” (pancakes) que nos han quedado riquísimos.

También hemos estado matando moscas en la cocina con la raqueta eléctrica, se le coje el gustillo, esta gente tiene una paranoia algo extraña con las moscas. Es parte de su rutina dedicar un rato (o varios) cada día a matar moscas. Supongo que por la suciedad que estas llevan.

Por otro lado la sister madre ha estado todo el día quemando basura en el jardín de atrás. De hecho, hoy había muchas columnas de humo, no será la única que ha decidido quemar la basura acumulada. Des de que se decrató el confinamiento no han pasado a recoger la basura. Y en Nepal el servicio de recogida de basuras es algo lamentable ya que en muchas zonas ni pasa. Aquí en el Sarangkot al ser una zona turística con varios hoteles pasa cada 2 semanas más o menos. Pero por ejemplo, en Bastipur donde realizé el voluntariado, ahí pasaba una vez al mes y a veces no pasaba. Por otro lado no había una fecha y horario acordado. Llegaba, tocaba el claxon y si estabas despierto y lo oías bien, sino pues nada. Así que es muy común ver columnas de humo por todos lados ya que se ven obligados a quemar su propia basura.

8 de Abril – Día 18

Son las 18:00h y estoy ya en la cama. Estoy K.O. Hoy he ayudado a la sister madre en el jardín, hemos estado 7 horas limpiando la tierra, con el pico y la pala. Cavando y sacando piedras y raíces para preparar el huerto donde quiere plantar verduritas.

Me ha ido fenomenal porque el día me ha pasado volando. Pro estoy muy muy cansada y me duele mucho la espalda. Mañana va a dolerme hasta el alma. Pero ha valido la pena, estos son los momentos que siempre voy a recordar, haber pasado el día junto a mi mami Nepalí, charlando, bromeando y ayudándola a arreglar el hotel. Algún día os contaré la historia que hay detrás de este hotel, es muy bonita y especial, pero por hoy me voy a dormir, tengo demasiado sueño y necesito descansar.

Hasta mañana familia.

9 de Abril – Día 19

Como era de esperar, hoy me he levantado y me duele todo. Ayer fue un día de trabajo duro, acabé agotada y aunque he dormido mucho sigo igual de cansada.

Hoy hemos acabado de limpiar la tierra y hemos quemado la basura y matojos secos. La sister me ha dicho que me quedara descansando hoy, pero realmente quería ayudarla, así que he ido unas 3 horitas a ayudarla.

No he hecho mucho más la verdad, descansar porqué realmente estoy hecha basura ahora mismo. Pero me alegra que por fin hayamos acabado de limpiar el terreno, ahora ya solo queda plantar las semillas.

10 de Abril – Día 20

Esta noche no he dormido mucho. Sobre las 00:00h apareció un escarabajo dentro de mi cama y me dió un vuelco al corazón. Quise atraparlo pero se escondió. Deshice toda la cama y la hice de nuevo pero ni rastro. Estaba cagada de miedo y no me quería ir a dormir por si volvía. Me dan pánico los escarabajos y gusanos, que asco. Y aquí de eso y arañas del tamaño de una mano hay muchísimos. Además que están subiendo las temperaturas y con la llegada del monzón aún hay más. La que me espera. 🤦🏻‍♀️

Finalmente a eso de las 2:00h de la madrugada me quedé frita y he dormido hasta las 05:30h que me he despertado con estas preciosas vistas.

En general hoy he pasado un día muy raro. Por la mañana he estado tomando el sol en el balcón hasta más o menos las 13:00h que la sister me ha dicho que subiera que comeríamos juntas.

Después de comer he vuelto a la habitación y me he quedado frita. Hacía siglos que no hacía siesta, ¡y que siesta! He dormido hasta las 17:00h más o menos que se ha girado viento y ha llegado una tormenta con leves relámpagos y truenos.

11 de Abril – Día 21

¡Adivinad! Ayer por la noche mi amigo el escarabajo volvió. Que desesperación. No pude dormirme hasta las 03:00h de la madrugada por los nervios y la ansiedad de estar rodeada de insectos que se esconden y salen por la noche. Ya me picaba todo, oía ruidos y entré en bucle. Qué noche… Por suerte esta mañana no me he despertado con el amanecer como ayer, sino que he dormido hasta las 07:15h. Puede pareceros muy temprano pero des de que estoy en el Sarangkot me despierto cada día a las 05:30h.

La mañana ha pasado rápido, he acabado de editar el video de youtube que os dije que grabé hace ya unos días y sobre las 14:00h he subido a comer y me he tomado un café mientras la sister madre limpiaba “piraalus”, un tipo de patata.

Más tarde la he acompañado al huerto de nuevo a prender una hoguera para quemar hierba seca. No ha tardado mucho en bajar su hija con las piraalus herbidas y nos hemos sentado en el suelo a comerlas. He estado investigando y las piraalus serían como yucas, creo. Se parecen mucho tanto de fuera como de sabor.

12 de Abril – Día 22

Hoy no tengo mucho que contaros. De nuevo he pasado el día en el jardín ayudando a la sister a terminar de limpiar el terreno y ahora ya si que lo hemos dejado listo para plantar las semillas.

Hoy se han confirmado 3 casos más de positivos en COVID-19, cerca de la frontera con India. Al parecer son tres Nepalís que trabajan en India y que han vuelto a casa para la celebración de fin de año. Ahora mismo Nepal cuenta con un total de 12 casos positivos. Me parece un poco un chiste comparado con los centenares de miles que hay en España en estos momentos. Si hubiera tantos aquí seria una catástrofe seguro. El otro día leí que solo disponen de 3 respiradores en todo el país.

13 de Abril – Día 23

¡Feliz nuevo año Nepalí! 🥳

Esta noche hemos pasado del año 2076 al 2077. Siento como si viviera en el futuro.

Esta mañana he estado relajándome en el balcón hasta más o menos las 12:00h que he subido arriba. La sister madre me estaba esperando para enseñarme a cocinar Dal Bhat. Así como dice ella, cuando vuelva a casa y lo eche de menos voy a poder cocinarlo yo misma y así también me acordaré de ella. Su hija estaba en casa de sus abuelos paternos para bendecirse, algo tradicional que hacen siempre que hay una festividad.

Después de comer la sister madre me ha vestido con un “Kurtha”(uno de sus atuendos tradicionales para el día a día) y tal y como le había prometido, nos hemos sacado fotos por todo el hotel. Parecíamos crías jugando a ser modelos.

Una de las grandes ilusiones de la sister madre era hacerse una sesión de fotos, y yo como no, se la he hecho. Se merece esto y mucho más esta mujer. Estaba tan feliz que se ha puesto en total 7 Kurthas diferentes.

La verdad es que me he sentido muy bonita con el Kurtha, aquí os dejo dos fotos:

Cuando la sister hija ha regresado hemos preparado la cena: pollo y momos. Así que hemos trabajado en cadena. Yo hacía las bolitas con la masa de harina, la sister hija las aplanaba (tipo base de pizza) y la sister madre rellenaba la masa y la cerraba en forma de momo.

En nada ya teníamos la cena lista. La sister ha abierto un vino rojo para las dos y hemos hecho videollamada con mi familia. Aunque mis padres no hablan nada de inglés se han entendido genial. La verdad es que la sister solo me abrazaba y decía lo feliz que estaba de que dios me hubiera traído aquí. 🙏🏻

Después de cenar y con el vino ya subidito hemos bailado un poco. Me han enseñado a bailar bollywood, aunque lástima la mía, parecía un pato mareado. Todavía me quedan días para perfeccionar mi técnica. ☺️

Ha sido un día super divertido y diferente. Me he sentido como una auténtica princesa y me lo he pasado genial. Por bien o por mal, esta experiencia no la voy a olvidar jamás y siento que un trozo de mi corazón se quedará aquí con ellas para siempre.

14 de Abril – Día 24

Hoy no he hecho mucho, ha sido un día muy tranquilo. Han bajado bastante las temperaturas y parece ser que durante los próximos días tendremos unos días de lluvias y tormentas. De hecho, esta tarde ha caído una tormenta que daba miedo. Se ha ido la luz durante media tarde y los relámpagos iluminaban toda la habitación. Aunque ha sido un precioso espectáculo de luces no puedo negar que he pasado un poco de miedo. No me gustan las tormentas si estoy sola.

En cuanto al COVID-19 en Nepal, parece ser que han extendido el confinamiento hasta el 27 de Abril. El gobierno de Nepal sigue al de India en cuánto a las decisiones para combatir el virus y ésta ha tomado la decisión de extender el confinamiento. Parece ser que a principios de Mayo se van a reanudar poco a poco los vuelos. A ver como proceden las cosas. No nos queda más que tener paciencia y esperar. Ojalá todo vaya mejorando poco a poco.

Y por otro lado, informaros que hoy por fin hemos plantado las semillas en el huerto y lo hemos dejado ya acabado. Hemos plantado: piraloo, pepino, café, calabaza, gengibre y maíz (como no).

15 de Abril – Día 25

Esta mañana ha amanecido con el paisaje más bonito y verde que he visto durante los 25 días que llevo aquí y como cada mañana he disfrutado de un maravilloso desayuno en el balcón. Hoy pero, el sol calentaba y soplaba una brisa fresquita. Se estaba increíblemente bien.

Luego me he vestido y he bajado a la carretera que sube de Pokhara al Sarangkot donde hay una pequeña tienda con cuatro cosas y he podido comprar shampoo, maquinillas y tampax que hasta ahora no tenía. Llegué aquí hace un mes con provisiones para unos 10 días y al estar todo cerrado no pude ir a comprar hasta ahora.

Al mediodía he subido a casa las sisters y he pasado toda la tarde con ellas. Ha empezado a llover a cántaros, tormenta como no, así que me han invitado a su casa y hemos aprovechado para descargar todas las fotos de mi Canon en su portatil, las que hicimos por la celebración de año nuevo. Están contentísimas. ☺️ Y yo también porqué ahora tengo espacio en la tarjeta y puedo sacar algunas fotos más con la cámara.

La sister hija ha querido compartir conmigo videos de su infancia y nos hemos reído mucho con lo mona que era. De hecho yo no la veo tan diferente, a mis ojos sigue siendo una niña mona y presumida con muchísimo carácter. Que bonita familia formaban, junto a su padre. Conociéndolas ya un poco puedo ver claramente que la hija es clavada a su padre y que heredó de él su carácter.

He podido ver en sus rostros la felicidad y la emoción cuando recordaban momentos junto a él. Me hubiera encantado conocerle, estoy segura que era un gran hombre.

Y nada, se va notando ya la llegada de las buenas temperaturas y la aproximación del Monzón porque cada vez tengo más visitantes por las noches. Mirad las de hoy, abro los ojos por la mañana y veo la de la izquierda, vuelvo de noche y me encuentro a la de la derecha. No sé como todavía puedo conciliar el sueño, escarabajos, gusanos, arañas gigantescas… estas dos eran grandes como mi mano.

17 de Abril – Día 27

El tiempo aquí en el Sarangkot está siendo de lo más inestable que he experimentado en mi vida. Podría sentarme tranquilamente en la terrazita y pasarme todo el día observando el tiempo, es como una película de diapositivas.

Nubes, nieblas, arcoiris, lluvia, sol, viento, calor, frío, nieblas de nuevo, lluvia, tormenta, rayos, sol… y de repente, entre las nubes, el atisbo del cielo rojo atardecer. Es mágico. Y eso sin hablaros de los ruidos. Pájaros, gallinas, halcones, niños, grillos, cabras, perros, gatos, gallos… Me siento más viva que nunca.

18 de Abril – Día 28

Hoy nada más levantarme he aprovechado para lavar la ropa y aprovechar la mañana de sol y calor para tenderla en el balcón y que se secase.

Sobre las 12:00h he subido arriba y he estado con la sister hija. Hemos cocinado “Rotti” para comer por la tarde. El rotti es algo así como una fajita y ellos se la comen con el Dal o con tortilla para desayunar. Hoy pero nos la hemos comido tal cual, sin nada. La he ayudado con la preparación y así he podido aprender el proceso de como hacerlo.

Durante mi voluntariado comía Rotti cada día para desayunar, con tortilla, y me encantaba. Al venirme aquí no he tenido la oportunidad de comer más y la verdad es que lo echaba un poco de menos. Además que en Bastipur no pude aprender como prepararlo y se me quedó la espinita clavada. Pero ahora por fin ya sé como hacer Rotti y cuando vuelva a casa voy a poder prepararlo yo misma. ¡Estoy segura que a Alex le va a encantar!

Luego, mientras nos comíamos el Rotti he conocido al perrito de los vecinos de enfrente. Una monada de perrito de apenas un mes de vida. Ya llevo algunos días viéndolo desde la ventana de la cocina corriendo y saltando por el jardín de enfrente y jugando con los niños y se me cae la baba. Se llama “Ringo” y aunque todavía me tiene miedo, es una monada enorme.

A eso de las 15:00h el cielo se ha puesto negro y ha caído una tormenta que ha dejado trozos de hielo casi tan grandes como mi mano. Estos rebotaban en los techos de chapa metálica produciendo un estruendo ruido. Junto a un viento huracanado que parecía que se iba a llevar volando todo lo que encontrase a su paso. Vamos, una sinfonia digna de una película catastrófica.

Me siento muy afortunada de estar teniendo la oportunidad, por bien o por mal, de poder gozar de estos espectáculos de la naturaleza durante mi confinamiento en Nepal. Sin duda hacen que los días sean mucho más interesantes.

19 de Abril – Día 29

Hoy he pasado un día de lo más entretenido.

Después de desayunar, sobre las 09:00h, la sister ha bajado junto a varias mujeres campesinas a cortar matojos y árboles de su terreno. Tiene un terreno bastante amplio justo por debajo del hotel, creo entender que parte de él lo tiene a medias con los vecinos. La cosa es que me ha llamado y me ha dicho que bajase a hacerles compañía.

He estado dos horitas entretenida viendo la destreza que tienen cortando con el hacha y separando ramas y plantas para luego convertirlas en “escobas”.

A las 11:00h hemos subido a la cocina que es cuando ellas toman su desayuno, Dal Bhat. Hoy yo también he tomado un poco, aunque para mi ha sido mi segundo desayuno.

Más tarde, sobre las 16:00h, para su comida hemos preparado pan tibetano, que nos hemos comido en el terreno junto a las campesinas. Estaba buenísimo, aunque he de advertiros que es frito puro. Yo no soy demasiado fan de comer frito, y menos si ha sido freído con aceite de girasol. ¡Pero estaba delicioso! Me he apuntado bien como hacerlo para poder compartir la receta con vosotros/as.

En cuanto al pan tibetano es muy típico de los pueblos de los Himalaya y se suele comer para desayunar. Si habéis realizado algún trekking por las montañas de Nepal de seguro que lo habréis probado.

Cambiando de tema, hoy he leído varios mensajes de turistas que se encuentran atrapados en Nepal y que los están echando de los hoteles y albergues con excusas sin mucho fundamento. Me parece muy injusto, se ve que los propietarios de los establecimientos les tachan de tener COVID solo por sus nacionalidades y no les quieren hospedar. Para mí eso no tiene ningún sentido porque estos turistas llevan alojados ahí desde el inicio de la pandemia.

21 de Abril – Día 31

Hoy hace 2 meses que llegué a Nepal. Me parece surreal lo rápido que me han pasado estos dos meses, pero a su misma vez es como si llevara muchísimo más tiempo aquí.

A la hora de comer comentábamos con las sisters el hecho de que ya llevo 31 días aquí. Que llegué que apenas podía comer gengibre y pimienta porqué ya eran demasiado picantes para mí, y sin embargo, ahora le pido que me ponga mucho “pickle” en el Dal Bhat porqué sino no pica suficiente. Creo que la he hecho feliz.

Por lo demás no tengo mucho que contaros. Los días son super monótonos. Cada día es exactamente lo mismo y casi llueve a diario con lo que paso muchas horas encerrada en mi habitación. Mañana es el cumple de la sister madre y vamos a celebrarlo. Me gustaría regalarle algo, pero desafortunadamente tendré que esperar a que se levante el confinamiento y pueda ir a Pokhara a comprarle algo, pues aquí no hay nada de nada.

22 de Abril – Día 32

Hoy la sister madre ha cumplido 40 años así que hemos pasado todo el día juntas, incluso los vecinos y Ringo (el perrito) han venido a pasar parte del día en casa para celebrarlo. Yo y la sister hija por la mañana hemos preparado un pastel de galleta de chocolate que posteriormente hemos adornado con M&Ms y trozitos de cacahuete. Y para cenar las he invitado a un pollo y hemos cocinado arróz con curry y pollo, su plato favorito para las celebraciones. Me ha hecho gracia el hecho de “invitarlas a un pollo”. Aquí nos invitamos a un café, una birra, una cena… allí se invitan a un pollo o una cabra. 😂

La situación del COVID-19 a día de hoy es de 42 infectados, de los cuales 4 se han recuperado satisfactoriamente. La mayoria de los casos están siendo encontrados casi a diario en el sur del país junto a la frontera con India. Debido a esto el govierno de Nepal está valorando la posibilidad de aislar las provincias más afectadas y abrir las que menos. Os iré informando. Nos quedan 3 días de confinamiento, ojalá se levante. En Pokhara no hay ningún caso, almenos que se sepa públicamente, estaría bien que levantasen el confinamiento. Almenos podría llamar a un taxi y trasladarme a un hotel en Pokhara para estar ahí en caso de que saliera otro avión o se diera la oportunidad de ir hasta Kathmandú.

24 de Abril – Día 34

Hoy con la sister hija hemos cocinado “Jalebi”. El Jalebi es un frito dulce. Se hace mezclando harina con agua y azúcar y posteriormente al baño en azúcar. Un snack típico de Nepal combinando frito y azúcar.

Hoy me aburría y he estado creando dos playlists con música típica Nepalí. Aunque no entienda el significado de las canciones sus melodías son muy bonitas y alegres. Os las dejo aquí:

¡Y tengo muy buenas noticias! Cabe la posibilidad de que si el confinamiento se acaba pueda volar a casa el 9 de Mayo. Por el momento me han asignado un vuelo para ese día y está confirmado. Quedamos a la espera de que Nepal abra el aeropuerto y podamos irnos a casa que ya va siendo hora. 🙏🏻

25 de Abril – Día 35

Esta mañana me he levantado muy feliz y llena de energía por tener una fecha para volar. El día ha sido entretenido porque la ONG con la que vine a realizar el voluntariado nos ha propuesto a todos los que estamos aquí (actuales voluntarios y antiguos que residen en el país) participar en un proyecto contestando a unas preguntas a través de unos videos. Y como no, yo me he unido y he subido al mirador a grabarlos. Gracias a esto me ha pasado la mañana y parte de la tarde volando.

Os dejo a continuación uno de los videos, hay cuatro. En este primero salgo en el minuto 4:08.

Por la tarde nos han dado las malas noticias de que el gobierno de Nepal ha decidido extender el confinamiento hasta el 15 de Mayo y por lo tanto quedan cancelados todos los vuelos Internacionales hasta nuevo aviso. No se que deciros, no tengo ganas de escribir ni de nada. Cada vez es más difícil llevar esta situación de manera positiva. No entiendo porqué siguen haciéndonos esto. Ya no es solo el confinamiento en sí sino el hecho de que sigan extendiendolo de 15 días en 15 días y que permitan a los vuelos llenar aviones y confirmarlos y luego no salgan. Cada vez que se extiende el confinamiento es como una patada. Estoy harta, necesito un cambio de aires.

Me estoy planteando la posibilidad de ir andando hasta Pokhara. Es un poco locura porque son 800m de desnivel y 14km de trekking. Yo apenas he hecho 300m de desnivel antes, no se como voy a llevar hacer 800. Me gustaría probar primero de subir y bajar en un mismo día a ver si lo aguanto. Si lo hago, pues puede que luego coja las maletas y me vaya a pie y me instale en algún hotel en la zona del Lakeside. En el grupo de whatsapp de varados en Nepal estoy conociendo a varios viajeros que están en Pokhara, así que no estaría sola.

Sé que no estaré en ningún sitio mejor que aquí con esta tranquilidad y estas vistas pero es que no lo aguanto más. Llevo ya 35 días aislada de todo y necesito un soplo de aire fresco.

29 de Abril – Día 39

Hoy es el primer día, en más de un mes, que salgo más lejos del Sarangkot. La sister madre me ha llevado a la granja de sus suegros para que pudiese ver sus terrenos y la búfala. Hemos ido paseando tranquilamente entre montes y campos y hemos tardado unos 10 minutos. Por el camino me ha enseñado el “cable car” de Pokhara y los dos hoteles más lujosos del Sarangkot con piscinas infinitas y vistas a la cordillera completa de los Annapurnas.

Cuando por fin hemos llegado a la granja me han invitado a un te, como no, los Nepalíes lo tienen sagrado. Luego me he acercado a saludar a la búfala que me miraba con cara de tristeza. Me ha dado mucha pena pero intento entender que ellos viven así. Le agradecí porqué gracias a ella tengo leche cada mañana para tomarme mi café. 

A muchos de nosotros nos puede chocar ver animales explotados y en malas condiciones pero al final es su manera de subsistir. El simple hecho de que para mí ese animal está explotado y en malas condiciones para ellos es simplemente una fuente de alimento y/o ingreso. Supongo que como nosotros pero la diferencia es que ellos poseen estos animales en sus casas, conviven con ellos y todos aprenden como sacar de ellos una fuente de alimentación mientras que nosotros compramos la carne o leche ya limpias y envasadas en la carnisseria o en los supermercados.

A la vuelta he ido sola porqué la sister madre se quedaba en casa de sus suegros ayudando en la granja y yo me iba a casa de vuelta con la sister hija. He pasado por la calle principal que sigue después del Sarangkot y que llega a los hoteles lujosos y que paisajes más bonitos. 😍

Y justo cuando estaba ya llegando al Sarangkot he encontrado una tienda abierta de souvenirs y telas en general. Bueno más que tienda era un garaje. Me he acercado a echar un vistazo y la propieraria muy simpatica se ha puesto a hablar conmigo. Evidentemente ha intentado venderme toda la tienda y me ha suplicado que me llevara algo para poder ayudarla pero los precios eran desorbitados. La mujer vendía bufandas, ponchos, abrigos… un poco de todo hecho a mano ahí mismo. La calidad de las prendas era bastante buena y los estampados y colores muy bonitos pero no se cuanto tiempo seguiré en Nepal y no estoy para gastar el dinero en cosas que no me sean totalmente necesarias. Además que en la maleta no me cabe absolutamente nada y ya voy con carga de más porque durante mi voluntariado tuve que comprarme ropa de verano.

La mujer ha visto mi cámara colgando y me ha pedido que le hiciera unos retratos y yo encantada. La verdad es que es una mujer preciosa y tiene unos ojos muy bonitos y expresivos. Antes de irme ha vuelto a insistir a que le comprase algo. Y me contaba que, gracias a los turistas que nos hemos quedado atrapados en Nepal, algunas familias van a poder sobrevivir y necesitan que les compremos ahora más que nunca. Me hace sentir bien poder ayudarles, pero volvemos a lo de siempre. Nuestra situación no importa para nada, nadie empatiza con los turistas que nos hemos quedado atrapados, sin dinero, sin planes de viaje. Cada día estoy más cansada de sentirme así, parece que en cuanto me ven, solo ven dinero andante.

No recuerdo si os lo había comentado pero estoy teniendo algunos problemas para encontrar mi medicación aquí. Más que nada porqué estoy en la montaña, a 40 minutos en coche de la ciudad de Pokhara y no hay ni farmacia ni supermercados ni nada de nada. Me llevé toda una caja de España con suficientes para 2 meses pero ya se me están terminando. He ido espaciandolas estas últimas 2 semanas por si podía volver pero viendo que no voy a poder regresar necesito comprarlas ya si o si.

La sister me dijo que ella podía conseguírmela a través de un familiar que trabaja en el govierno o nose que historia y que no me preocupara que me la subirían hasta aquí. Después de dos semanas insistiendo a diario finalmente hoy me la han subido. Lo raro es que he tenido que pagar el doble de lo que vale, me parece como que han hecho negocio con ello. Esto es lo que menos me gusta de los Nepalíes y de esta situación y es que se aprovechan a saco, te intentar sacar dinero por todos lados y la mayoría de las veces te cobran el doble de lo que valen las cosas. Se lo motan como les va bien para sacarte el dinero, ni que los turistas fuésemos bancos andantes. Lo que más me molesta es que en estos momentos nos preocupa nuestra situación economica ya que no sabemos cuando vamos a podre regresar y por mucho que se lo digas te dicen vale pero te siguen pidiendo.

Además se de otra gente que está en Pokhara con la que he hablado y me han comentado que ellos mismos han podido ir andando a cualquier farmacia y hacerse con sus medicaciones. Yo le pregunté a la sister si podía bajar a Pokhara andando a comprarla y me contó una historia totalmente diferente. No lo sé pero no me gustaría pensar que por algún lado se están aprovechando de mí ignorancia y desconocimiento, eso me molestaría muchísimo.

Por otro lado, los casos de infectados de COVID-19 han subido hoy a 57. Parece que suben muy poco a poco y que quizás pronto nos podamos ir a casa. A ver si esta extensión es ya la última.

2 de Mayo – Día 42

El día de hoy ha sido toda una aventura, cuando os cuente lo que ha pasado…

Ayer por la noche hablaba con Daniel y me convenció para que fuésemos hoy a Pokhara andando para ir al supermercado y a comernos una pizza. Al principio tenía mis dudas, ya que como os dije, es un trekking de 14km con 800m de desnivel y ya no sería solo bajar sino que tendríamos que volver a subir también. Según él tardaríamos dos horas en bajar y tres en subir. Inocente de mí dije que sí sin tener en cuenta lo evidente y es que tengo 0 resistencia física y no estoy acostumbrada a descensos tan pronunciados. Pero no podía decir que no a la idea de ir a un supermercado y a comprar snacks y cosas que me hacen falta, además de poder salir de aquí.

Pues bueno, hoy sobre las 10:00h de la mañana me ha recogido en mi hotel y hemos empezado a descender. Al cabo de 1 hora hemos llegado a su villa y me ha invitado a tomar un té en la casa de la familia con la que se aloja. He conocido a toda la familia, sus “brothers” y a la perrita “Seti Maya”. Ha estado genial el parón y las vistas des de su balcón son impresionantes con los campos de arroz y el Fewa Lake. Voy a volver de nuevo seguro.

Luego hemos seguido el descenso hacia Pokhara pero al poco rato me ha empezado a doler muchísimo la rodilla derecha. Unos pinchazos muy agudos que no se me iban de ninguna forma y se me ha empezado a quedar la rodilla clavada impidiéndome hacer el movimiento de levantar la pierna del suelo. El camino no ayudaba para nada, era un descenso continuo y muy empinado hasta llegar a Pokhara.

Nos hemos tenido que sentar varias veces porqué iba arrastrando la pierna. Cuando hemos llegado a Pokhara hemos ido a una farmacia a comprar un antiinflamatorio y me lo he tomado pero no me ha hecho ningún efecto. Luego hemos ido al supermercado a comprar todo lo que necesitábamos y al salir estaban los búfalos campando a sus anchas por la calle principal de Pokhara. Para mí ha sido curioso pero lo ha sido aún más para Daniel que ha visitado Pokhara sin pandemia. Teníamos en mente comernos unas pizzas pero el único sitio de pizza para llevar abierto estaba muy lejos como para que yo pudiera llegar andando. Así que nos hemos decantado por el único sitio que teníamos cerca donde hemos podido comer unas hamburguesas.

El dolor de la rodilla no se me había pasado ni un poco y apenas podía doblar la pierna con lo que iba a ser totalmente imposible subir a pie. Daniel me dijo que conocía a un chico que rejentaba un hotel muy bueno por las cercanías y que si quería podíamos quedarnos ahí y subir mañana por la mañana. La verdad es que me apetecía la experiencia pero estaba muy cansada y me dolía muchísimo además que no llevaba ni ropa de recambio ni nada conmigo. Prefería, a escoger, subir de alguna forma hasta el Sarangkot y dormir en mi cama.

No había taxis y circular en coche estaba rotundamente prohibido por el govierno. Llamamos a varios taxis que Daniel y su amigo conocían pero no se les permitía operar y no querían tampoco arriesgarse a llevarme con el coche privado por si les multaban. Lo veíamos muy negro hasta que Daniel fue a una tienda de chuches entreabierta a comprar saldo para el móvil y volvió sonriendo. Se ve que habló con los chicos de la tienda y uno de ellos tenía moto y estaba dispuesto a intentar subirme. Así que me prepeparé y en nada el chico ya me estaba esperando en la calle.

El trayecto hasta el Sarangkot ha ido muy bien. El chico conducía muy lento y con cuidado y a pesar de haber tres controles policiales solo nos han parado en el último, al que da paso al Sarangkot. Les hemos contado la verdad, que había ido al super y al bajar me había lesionado y nos han dejado pasar. Pero que nervios. El chico ha estado todo el trayecto dándome conversación, super majo. Le he querido dar algo de dinero pero no ha querido aceptarlo. Pobrecito, me ha dado su numero de telefono en caso de que necesite transporte en algún otro momento. Claramente lo llamaré a él antes de llamar a otra persona. Este tipo de acciones me siguen sorprendiendo mucho, por bien.

Y nada, ahora ya me he duchado, puesto el pijama y estoy esperando a que la sister me traiga la cena, hoy si que no puedo subir por mi propio pie porque apenas puedo andar. Me he aplicado frío y calor en la rodilla para desinflamar pero nada de nada, me sigue doliendo mucho. A ver si mañana estoy algo mejor.

La verdad es que me ha encantado Pokhara, es una ciudad preciosa y se respira muy buen rollo a pesar de la pandemia. Aunque haya sido accidentada, esta excursión me ha ido genial y me ha motivado mucho. Tengo muy claro que tengo que irme, cambiar de aires y no voy a tardar en hacerlo. Me da miedo e inseguridad pero también siento esperanza e ilusión. Mañana me voy a poner a investigar mis opciones.

Hasta mañana familia.

6 de Mayo – Día 46

Hoy he hecho un directo en Instagram con mi amiga Marta que está en Kathmandú. Ha estado guay. Hemos hablado un poco de como estamos viviendo esta experiencia estando confinadas en Nepal y también sobre el voluntariado. Y hemos respondido a algunas de las preguntas que me habéis mandado por Instagram. Me lo he pasado genial la verdad y por fin he vuelto a “ver” a Marta después de tanto tiempo.

En cuanto a la rodilla la tengo algo mejor, hoy empiezo a poder andar con normalidad y sin sentir ese dolor punzante tan doloroso. He pasado 4 días en los que prácticamente no me he levantado de la cama con dolor y migrañas. Así que está guay que hoy me encuentre algo mejor y pueda pasarme por aquí y daros una actualización de como me van las cosas.

No he estado haciendo mucho porqué llueve todo el día y me paso horas mirando series y pelis esperando a que pasen los días. Estoy muy desanimada la verdad. Ojalá pronto empezemos a ver la luz porqué estar confinada en otro país, sola, sin apenas nada y sin mis cosas pues a estas alturas empieza ya a cansar.

11 de Mayo – Día 51

Hola família, hace casi una semana que no me paso por aquí, ya me perdonaréis. He estado de nuevo con migrañas y llueve todo el día, no tengo nada que contaros. Mi vuelo para el 9 de Mayo quedó anulado hasta nuevo aviso y en cuanto a la cuarentena pues todo sigue igual, sin novedades.

Ya llevo días diciéndoos que necesito un cambio de aires, más movimiento. Pues estoy mirando hoteles en la zona del Lakeside de Pokhara. Me he decidio, voy a intentarlo. Voy a intentar moverme a Pokhara, estaré más cerca de llegar a casa. He estado hablando con Daniel y puede que uno de sus brothers me baje en moto hasta el Lakeside. En caso de que no pudiera pues miraría otras alternativas, como preguntarle al propietario del hotel al que decida ir si sabe de alguien que pueda venir a recogerme. Estoy segura de que si les ofrezco dinero van a encontrar las ganas de venirme a buscar.

Os iré informando, a ver como me sale todo.

13 de Mayo – Día 53

Ayer apenas tuve tiempo de escribir por aquí. Fue un día super estresante. Llamadas, mensajes y buscando hotel pero por fin ya tengo uno y hoy mismo me voy. Me va a recoger en moto uno de los brothers de Daniel a eso de las 12:00h. Me da cosa porque apenas le conozco pero bueno, va a ganarse algo de dinero y eso es bueno. Me da bastante miedo el hecho de que vamos en moto y tengo 2 maletas y el saco de dormir. No veo el espacio donde ponerlas ni la manera como sujetarlo todo para que no nos caigamos yo y maletas de la moto. Esto promete.

Esta mañana he subido al mirador a ver el amanecer y ha sido súper gratificante, precioso y mágico. Seguramente el amanecer más mágico que he vivido aunque estaba algo nublado.

Cuando iba a marcharme he conocido a un hombre bastante peculiar. Ha venido a saludarme y a preguntarme de donde era y en que hotel me quedaba. Hemos estado hablando un rato sobre cosas muy random y, nose como, pero el hombre ha empezado a contarme fábulas nepalíes y a hablarme de la meditación y el encontrarse a uno mismo. Lo raro es, que yo, sentía como si este hombre me conociera y supiera exactamente lo que necesitaba oír. Como si supiera quién soy, lo que estoy pasando ahora mismo, mis puntos débiles. No lo sé. Es complicado contároslo pero ha sido como si llevara toda la vida esperando oír sus palabras. Las moralejas de las fábulas que me ha contado, han sido como revelaciones personales que necesitaba oír. Muy raro de verdad.

Unas horas más tarde…

¡ESTOY EN POKHARA! Todo ha salido genial y ya estoy en Pokhara, me alojaré en el Hotel Anne’s del Lakeside hasta nuevo aviso. Estoy super contenta aunque algo asustada, quién sabe lo que me espera ahora. Pero con muchas ganas de empezar esta nueva etapa y ya más cerca de volver a casa, un paso menos.

Antes de irme del Sarangkot he comido un poco de Dal Bhat junto a las sisters y me he despedido de ellas. Estos 53 días en el Sarangkot han sido muy bonitos, sobretodo al principio. Pero tanta monotonía y que no me dejasen apenas salir me ha acabado consumiendo. Además que hubieron unos malentendidos con las sisters que no me gustaron mucho con el tema del dinero y de alguna forma ya no me sentía igual hacía ellas. Os lo cuento más abajo.

Y nada, el trayecto ha sido unas risas, para verme. Sentada detrás de UK (el chico) con la maleta grande en la espalda, el saco encima, la maleta pequeña entre yo y UK y yo agarrada a él para no salir volando. Toda una aventura, la de miedo que he pasado de no caerme.

Cuando he llegado al hotel Anne’s enseguida me han dado la habitación. Una chica Nepalí muy joven con su hija de unos 4 años me ha preparado la cama y aquí estoy, instalada y disfrutando del sol en el balcón. Creo que voy a estar bien aquí, el hotel es pequeñito y hay 6-8 habitaciones y parece que cada uno va a su rollo. Aquí pago muchísimo menos, 5€, de lo que pagaba antes por noche que eran 25€. Y el propietario me ha dicho que por 2€ más me hacen el desayuno, rotti con tortilla y un café con leche, así que genial.

Des del balcón se ve el Fewa Lake y estoy a 7 minutos andando del supermercado y a 5 minutos del lago. No es nada del otro mundo pero no está tan mal por lo que vale. Me han recomendado algunos restaurantes que sirven para llevar y una pizzeria que estoy ansiosa ya por probar. Y por lo poco que he visto al llegar, está todo cerrado y no hay coches apenas pero si que hay bastante gente andando por la calle y lo raro es que no llevan mascarillas.

Ya os iré contando que tal me van las cosas por aquí y como es la vida en Pokhara, tengo muchas ganas de que lo veáis. ¡Hasta pronto familia!

Lo que pasó con las sisters…

Básicamente lo que pasó es que, sin siquiera yo pedirlo, me ofrecieron hacerme un precio más barato por la pandemia y porqué en un principio iba a alojarme ahí más de 2 semanas. Cuanto me dieron la primera factura apenas me descontaron algo. Se lo dije y me dijeron que ya habían hecho descuento y que en la siguiente me harían más. Pasaron dos semanas más y les pedí la factura para ir controlando lo que me gastaba y no me la quisieron dar.

A los pocos días, mientras estaba arreglando el huerto con la madre, le pregunté porqué no quería darme la factura. Esta me dijo que me la darían a final de mes y que esta vez solo me cobraría la mitad del precio de la habitación y que de la comida me descontaría también la mitad. Que lo hacía para ayudarme, porque me quería y porque apenas les daba trabajo ya que comía Dal Bhat como ellas y no les suponía ningún gasto o esfuerzo prepararlo.

Pues bueno, cuando la hija me pasó la factura no hizo eso y yo se lo dije. Fue a hablarlo con la madre y cuando volvió dijo que lo había hablado con su madre y que no podían cobrarme solo la mitad del precio de la habitación porque ya me estaban dando desayuno. Lo peor no fue eso sino que, además, en la factura me estaba cobrando todas las comidas y cosas como rottis que yo no lo pedí y que preparaban ellas por su cuenta y luego me invitaban. También me cobró una pizza que me preparó ella un día por sorpresa sin yo pedírsela. Pero es que además, también había hecho dos pizzas más para ellas y para los vecinos. Me dió totalmente la impresión que me la costeaban a mí como si yo fuera una tarjeta de crédito para los gastos que les apetecían a ellas.

Por todo esto y lo del medicamento, decidí irme. Lo peor de todo es que les tenía mucho aprecio y cariño y ahora no puedo evitar sentirme ridícula. No se como recordar mi tiempo ahí porqué me he sentido cuidada y querida con ellas pero por otro lado siento que se han aprovechado de mi confianza, de mi situación y mi buena fe y eso no es bonito.

Me encantaría saber que opinas del post. ¿Me dejas unas palabras?