Top 10 cascadas de Islandia

Islandia es uno de los lugares mas preciosos que hemos visitado hasta ahora. El viaje a este país fue espectacular en todos los sentidos. A parte de sus maravillosos paisajes lo que más nos nos sorprendió fueron sus cascadas. Os dejamos a continuación las 10 cascadas más impresionantes de Islandia.

Seljalandsfoss

Con un salto de agua que llega a alcanzar los 65 metros de altura la cascada de Seljalandsfoss es una de las más importantes del país. Además su extraordinaria belleza y su cercanía a Reykjavik la convierten en una de las más visitadas.

Seljalandsfoss tiene una particularidad y es que a diferencia de otras cascadas Islandesas, en esta se puede acceder detrás de la columna de agua a través de un sendero que se adentra en el acantilado. Para ello pero, os recomendamos hacerlo con un buen chubasquero o incluso ropa impermeable. Por experiencia propia sabemos que el agua saplica a varios metros de distancia y que es totalmente imposible entrar y salir sin acabar completamente pasado por agua.

Skógafoss

Skógafoss es una cascada situada en el recorrido del río Skógá, en el sur de Islandia. Esta se encuentra a 29km de la anterior con lo que visitar las dos en un mismo día es lo más efectivo. Es una de las cascadas más grandes del país con 25 metros de ancho y 60 de alto. Debido a la cantidad de espuma que produce en los días soleados se puede ver el arcoíris, incluso si tenéis suerte podréis ver uno doble.

Desde el lado derecho de la cascada parte un caminito de escaleras que sube arriba de todo. Desde ahí podréis gozar de unas vistas muy bonitas de la zona y de la cascada desde arriba.

Hay una leyenda que dice que uno de los primeros vikingos colonos de esta zona, Þrasi Þórólfsson, enterró un tesoro en una caverna detrás de la cascada. Y que años después de su muerte, un chico local encontró el cofre pero solo pudo agarrar el asa del mismo antes de que desapareciera para siempre.

Haifoss

Situada muy cerca del volcán Hekla, en el sur de Islandia, se encuentra la cascada Haifoss. Sus aguas procedentes del río Fossá caen desde una altura de 122 metros. A día de hoy es la segunda catarata más alta del país y una de las más espectaculares.

El único inconveniente de visitar esta catarata es que es solo accesible durante los meses de verano cuando abren las carreteras F que acceden al centro del país. Además que para su acceso es preciso un 4×4, dado que el último tramo es un camino de grava sin pavimentar que podría dañar los bajos de un turismo.

Gufufoss

Gufufoss es una pequeña cascada ubidada a unos 5km del pueblo costero de Seydisfjordur. No es que destaque mucho entre otras cascadas, pero su fácil acceso y el entorno en el que se encuentra situada la convierten en una parada digna de hacer.

Es una de las 25 cascadas del río Fjarðará y mide menos de 20 m de altura. Su nombre compuesto “-gufu” que significa “vapor” en islandés y “-foss” que significa “cascada” hace referencia al vapor brumoso que se eleva constantemente de la cascada.

Gufufoss está situada a mano derecha bajando por la carretera n°93 que lleva a Seydisfjordur. La cual se usó de exteriores en la película de «La secreta vida de Walter Mitty», en la escena en que el protagonista baja con monopatín a través de un precioso valle. 

Svartifoss

Svartifoss es conocida como la cascada Negra. Esta cascada de 20m de altura se encuentra en el Parque nacional Skaftafell en Islandia. De hecho es una de las atracciones más populares del mismo. Para acceder a ella lo haremos desde el Centro de Visitantes de Skaftafell. Una caminata de 1,8km y 140m de desnivel nos llevarán hasta Svartifoss.

La cascada está rodeada de columnas basálticas negras, de origen volcánico, que fueron formadas al enfriarse la lava de manera extremadamente lenta. Este proceso llevó a la cristalización. Encontramos formaciones similares en la Calzada del Gigante en Irlanda del Norte y en la isla de Staffa en Escocia. También nos recuerdan mucho a las columnas que encontramos en la playa de Reynisfjara.

La forma de esta cascada ha inspirado a los arquitectos islandeses en el diseño de algunos edificios como Hallgrímskirkja, la imponente iglesia blanca de Reykjavík.

Dettifoss

Con un caudal promedio de 200 m3 por segundo, Dettifoss es la cascada más caudalosa de Europa. Esta se encuentra al noreste de Islandia (a 77,8km de Myvatn) y sus aguas proceden del famoso glaciar Vatnajökull, el más grande de Europa. La cascada mide 100 metros de ancho y tiene una caída de 44m de altura.

En los meses de verano se puede acceder a dos miradores distintos para admirar esta cascada. Uno se encuentra al lado Este y otro al lado Oeste. Sin embargo en invierno el acceso Oeste suele estar cerrado mientras que el acceso por el lado este suele estar abierto. Este último dispone de una zona habilitada para el aparcamiento con un wc prefabricado.

Desde ahí hay que andar aproximadamente 1,5km hasta la cascada. La vista que ofrece este lado es una vista más de frente, con lo que si sopla algo de viento váis a quedar totalmente empapados.

Os recomendamos llevar un buen chubasquero y, si es invierno, ir con mucho cuidado donde pisáis. Nosotros encontramos la plataforma del mirador completamente helada y super resbaladiza. Con la cantidad de nieve que había apenas sabíamos dónde pisábamos.

Podéis completar vuestra visita a Detiffoss haciendo otras paradas por la zona como pueden ser: el Krafla Volcano y la zona de calderas de Hverarönd.

Godafoss

Godafoss es conocida como la cascada de los dioses y es una de las cascadas más espectaculares del país, situada al norte, al inicio de las tierras altas. Sus aguas provenientes del río Skjálfandafljót caen en dos cascadas de 12m de altura cada una y una anchura total de 30m en forma semicircular.

Cuenta la leyenda que cuando el letrado Thorgeir Ljósvetningagoði decidió que Islandia adoptaríaa el cristianismo como religión oficial arrojó las estatuas de sus dioses vikingos a esta hermosa cascada. De ahí su nombre.

El acceso a Godafoss es muy fácil, incluso en invierno cuando la zona está totalmente nevada. El desvío hacía su aparcamiento se encuentra a pie de la Ring Road, a 45km al Oeste del Lago Myvatn. Al lado del mismo encontraréis un café-restaurante. La cascada se puede visitar desde varios ángulos, podréis andar tranquilamente por el borde y tomar multitud de fotos.

Hraunfossar

Hraunfossar es una cascada situada al oeste de Islandia, en el río Hvitá. Es una de las cascadas más peculiares del país. El agua sale filtrado a través de los campos de lava surgiendo de las profundidades de la tierra y cayendo a través de una pequeña pendiente. De allí el nombre compuesto “-hraun” que significa “lava” y “-fossar” que significa “cascadas” en islandés.

Nos hubiera gustado mucho visitarla, pero a causa de los recientes temporales de nieve de los días previos no pudimos llegar a ella. Muy cerca también encontraréis la cascada Barnafoss, muy bonita también.

Gullfoss

Esta impresionante cascada se encuentra en el sur de Islandia, a poco más de cien kilómetros de Reykjavík. Es una de las más famosas y más visitadas del país, debido a su proximidad a la capital y su fácil acceso. Además es una parada imprescindible si realizáis el Círculo Dorado.

Esta se encuentra en el amplio cauce del río Hvítá. La cascada cae girando bruscamente hacia el este en tres escalones curvados. Primero cae en dos saltos (de 11 y de 21 metros) y luego en una grieta de 32 metros de profundidad. El caudal medio de esta catarata es de 140 metros cúbicos por segundo en verano y 80 en invierno.

El acceso a la cascada se encuentra en la carretera n°35 perfectamente señalizado y con aparcamiento disponible. La zona también dispone de una cafeteria-restaurante y de dos puntos de observación. Uno de ellos en la parte de arriba desde donde podréis observar el impresionante paisaje. Y otro, justo al lado del salto de agua. A este último se puede llegar descendiendo por un caminito bien preparado.

Öxarárfoss

También dentro del Circulo Dorado y parte del Thingvellir National Park encontramos esta bonita cascada. Esta se encuentra en el curso del río Öxará, que en este punto fluye por un campo de lava. La base de la cascada está llena de rocas. No es de las más altas ni espectaculares que encontramos en el país pero no por eso es menos bonita.

Acceder al pie de la cascada es muy fácil. Lo podréis hacer durante vuestra visita al Thingvellir National Park. Des del aparcamiento n°5 son 1,5km andando. Es un agradable paseo en el que podréis disfrutar de unas vistas espectaculares del parque mientras andáis al lado del arrollo en el que desencadena la cascada.


Espero que este post te haya servido de ayuda. Cualquier duda puedes contactarme o dejar un comentario abajo, te ayudaré en todo lo que pueda. Recuerda que también puedes seguir todos mis viajes en Instagram y Youtube.

TODO LO QUE NECESITAS PARA PREPARAR TU VIAJE:

EL MEJOR PRECIO en tus reservas de alojamiento con Booking aquí
25€ DE DESCUENTO al reservar tu primer AirBnB. Date de alta aquí
Viaja seguro y ahórrate un 5% DE DESCUENTO contratando tu seguro de viajes con IATI aquí
Encuentra LAS MEJORES OFERTAS de vuelos aquí
Reserva los MEJORES TOURS Y EXCURSIONES en español aquí
Reserva todos los DESPLAZAMIENTOS EN FERRY, TREN Y BUS aquí
Encuentra mis productos RECOMENDADOS aquí
Encuentra un montón de CONSEJOS VIAJEROS aquí

Me encantaría saber que opinas del post. ¿Me dejas unas palabras?