Atravesando 80km de montañas en 4×4. De Kathmandú a Hetauda

23 de Febrero de 2020, me levanté a las 07:00h de la mañana, la luz entraba por la ventana y apenas había dormido. Tenía tanto frío que no sabía como salir del saco de dormir. Me tenía que duchar y bajar a desayunar pero no las tenía todas conmigo. El colchón de la cama era durísimo (más tarde descubriría que ese era un colchón de lujo en Nepal 😅) y no había calefacción. El aire frío de un 23 de Febrero se colaba por todos lados. Como iba a ducharme así, madre mía. Ese despertar fue duro. 

Bajé tiritando las escaleras y el propietario del hotel me estaba esperando con los brazos abiertos. Me ofreció desayuno y una taza de café caliente. Recuerdo ese café como una bendición. Fue la primera vez que probaba el café Nepalí y os puedo asegurar que no he probado un café más rico en mi vida. Mientras tomaba mi desayuno el propietario del hotel se sentó conmigo para contarme mil cosas sobre Nepal y su cultura. Recuerdo irme de ahí con las notas de mi móvil llenas de curiosidades.

De Thammel a la estación de 4×4 en taxi

Al cabo de un rato el guía vino a recogerme y fuimos a comprar una tarjeta SIM para tener datos durante mi viaje. Volvimos al hotel, recogimos mis cosas y llamó a un taxi para que me llevara hasta la “estación de 4×4”. Digo “estación” porqué a mi me pareció más como una congregación de 4×4 en medio de la nada, muy Nepalí todo. Realmente no tiene un nombre esta estación pero gracias a mi amiga Marta he podido dar con el punto exacto. Os lo dejo aquí por si os interesa situarlo en el mapa.

El trayecto en taxi se hizo eterno, no es que tuviéramos que recorrer una gran distancia pero había muchísimo tránsito esa mañana. Además que el taxista era un nervio en el volante, durante el trayecto se saltó un montón de señales de tráfico hasta que a pocos metros de llegar nos paró la policia. No entendí nada de lo que hablaban pero lo entendí todo. Le multaron básicamente porqué infringió las señales de la autoridad para ir más rápido. Algo que me pareció un poco tonto la verdad, porqué el guardia estaba en una rotonda señalizando que en vez de cruzar recto diéramos la vuelta a la rotonda y el taxista pasó de sus señales y siguió recto a modo de llegar más rápido. Desde ahí podía ver a los 4×4 alineados lo que no acabé de entender mucho.

De Kathmandú a Hetauda en 4×4

Cuando por fin llegamos al punto de encuentro de los 4×4, ahí estaba mi guía esperándome. Nos despedimos y me subí al vechículo. El 4×4 estaba lleno de locales, todos apretados como sardinas y todas la maletas atadas con una cuerda en la parte de arriba del coche. Por suerte me pusieron delante (4 horas ahí detrás como una sardina y os aseguro que saco todas las tripas). Y durante el trayecto pude disfrutar de unas buenas vistas y la libertad de sacar la cabeza por la ventana (que no fue una buena idea con el polvo que había 😅). 

El trayecto fue super guay. A la vez que me lo estaba pasando pipa yendo en 4×4 por esas carreteras sin asfaltar, llenas de rocas, de desprendimientos, sin espacio para dos coches, estaba cagada de miedo. En más de una ocasión la rueda del coche estaba al borde del precipicio. Nosotros probablemente pasaríamos por un tramo así a 5km/h y con muchísimo cuidado, ellos a 60km/h y sin problema alguno. Un trayecto no apto para gente con vértigo o que no le guste la aventura.

Podéis ver el trayecto en 4×4 por esas carreteras y mi llegada a Kathmandú en el Vlog que grabé de mi trayecto de ida.

Llegada a Hetauda

Finalmente después de 4 horas y 2 paradas para ir al baño y para comer llegamos a Hetauda. Mi llegada fue tiumfal. No solo era la única turista por ahí, sino que estaba tan adormilada del trayecto que al bajar se me cayó el cojín de viaje en un charco al suelo (no quiero ni imaginar lo que había ahí) pero mi cojín quedó totalmente perdido, con olor a pis, a gasolina y a mierda. Con todo eso tenía que apresurarme a cojer mi maleta de 15kg (la cual ni podía sostener), la otra maleta, el jerséi y el pañuelo. Ya os lo podéis imaginar…. que patético todo. A esto, algunos Nepalíes se me echaban encima para subirse al coche y yo apenas podía mover mis trastos de ahí. Todos me miraban, la única turista y encima empanada total. Ahora me río pero en esos momentos lo pasé bastante mal, no sabía como sacar mis cosas de ahí, ni donde sentarme a esperar ni como sentirme con el hecho de que era el centro de atención. Un choque total.

Hasta que un chico Nepalí muy majo y amable apareció por detrás mío. Cargó con mi maleta grande, mi jerséi y mi pañuelo y se lo llevó todo. Mi primera reacción fue asustarme en plan “donde va este chico con mi maleta” pero luego ví que se lo llevaba a lo que parecía una pequeña entrada con un banco. Enseguida me ofreció asiento y me dijo que esperara ahí. Me preguntó que si iba a Bastipur y yo asentí y me dijo que ya había visto por la zona a mi cordinadora, que él siempre veía a los voluntarios que iban a Bastipur y que me esperaba que seguramente estaba por llegar.

Durante el tiempo que estuve ahí sentada esperando el chico se sentó conmigo y me estuvo preguntando mil cosas, sobre mi vida, mi familia, el Barça (como no) y sobre Barcelona. Y si había comido, algo que me resultó muy amable que me preguntase, luego con el tiempo me dí cuenta que los Nepalíes siempre te saludan y te preguntan si has comido. Le agradezco a ese chico que hizo mi espera y el desconfort de ese mal momento mucho más amenos.

Al poco rato llegó mi coordinadora, recogimos las cosas y me invitó a tomar algo en una cafetería muy mona. Que por mala suerte no recuerdo su nombre ni donde está, pero hacían unos Milkshakes buenísimos. Bueno en verdad todo tenía una pintaza. Nunca volvimos pero me hubiera gustado mucho.

De Hetauda a Bastipur

Y por fin la última parte de mi largo trayecto hasta la que sería mi casa en Nepal. El sol empezaba a caer y teníamos que dirigirnos a la estación de los “Magic” otro transporte muy curioso de Nepal. Es difícil explicaros lo que es, pero para que os hagáis una idea, es una mini furgo en la que hay dos bancos en los que pueden sentarse 10 personas. Aún así el conductor va a intentar meter hasta 20 si se puede, apretujadas a más no poder. En el espacio restante entre los bancos (un pequeño pasillo por el que poder salir del vehículo) hay 3 tamburetes para que se sente más gente y así amortizar el trayecto.

Nos montamos en uno que salía de inmediato y que ya estaba lleno. A mí me tocó sentarme en el taburete. Fueron 25 minutos en los que yo solo podía pensar “Anna, encuentra tu equilibrio porque como te caigas de culo al suelo vas a hacer el ridículo más grande de tu vida”. Las carreteras en Nepal están llenas de agujeros y conducen como locos. Era practicamente imposible aguantarte en un taburete en un vechículo en marcha que iba a toda ostia pasando entre baches. Así que yo me agarraba a lo que podía e iba dando saltos al mismo tiempo que abrazaba a mi maleta para que no me saliera volando. Creo que más de una vez estuve apunto de meterme una ostia, y no dejaba de agarrarme a las piernas que tenía delante. Pero como yo digo siempre, es parte de la aventura y hoy en día es un momento que recuerdo con mucha gracia. Íbamos ahí dentro como sardinitas, yo y mi coordinadora hablando, la luz del atardecer entrando por la ventana, fue un momento muy bonito.

Llegada a Bastipur

Finalmente llegamos a Bastipur, el sol estaba ya casi en la línea del horizonte. Me instalé en nuestra casa de voluntarios y pasamos un rato con mis compañeros charlando y conociéndonos mejor.  Un día lleno de emociones, todas muy diferentes y con apenas tiempo para asimilarlas. Esa noche sí caí rendida y la cama de madera me pareció un colchón de lo más cómodo.

Espero que este post te haya servido de ayuda. Cualquier duda puedes contactarme o dejar un comentario abajo, te ayudaré en todo lo que pueda. Recuerda que también puedes seguir todos mis viajes en Instagram y Youtube.

TODO LO QUE NECESITAS PARA PREPARAR TU VIAJE:

EL MEJOR PRECIO en tus reservas de alojamiento con Booking aquí
Viaja seguro y por ser nuestro lector ahórrate un 5% DE DESCUENTO contratando tu seguro de viajes con MONDO aquí
Encuentra LAS MEJORES OFERTAS de vuelos aquí
Reserva los MEJORES TOURS Y EXCURSIONES en español aquí
Reserva todos los DESPLAZAMIENTOS EN FERRY, TREN Y BUS aquí
Encuentra mis productos RECOMENDADOS aquí
Encuentra un montón de CONSEJOS VIAJEROS aquí

Me encantaría saber que opinas del post. ¿Me dejas unas palabras?