Adaptación a la vida en Nepal y al choque cultural

24 de Febrero de 2020 empezó mi voluntariado. Tenía una semana de adaptación para familiarizarme con la rutina, la aldea y los proyectos antes de ponerme a colaborar directamente en ellos. 

Durante la primera semana fuí preparando mis tareas, documentando mis primeras sensaciones e impresiones y preparando el material necesario para desarrollar mis objetivos. Todo esto al mismo tiempo que me iba adaptando al día a día de la vida en Nepal. Puede parecer lo contrario pero realizar un voluntariado no es ir a jugar con niños ni ir de vacaciones. Hay mucho trabajo detrás de los objetivos asignados y muchas cosas a las que uno debe adaptarse.

Adaptación

La adaptación es crucial si se va a desempeñar un voluntariado, al fin y al cabo es como ir a trabajar. Si vamos de vacaciones tenemos la libertad de escoger que queremos hacer dependiendo de lo que nos apetezca en cada momento. En un voluntariado hay cierta seriedad, hay que estar comprometido con lo que se va a hacer y para ello es muy importante que nos hayamos adaptado antes de empezar a trabajar.

Adaptado al horario, al clima y a la comida. En el caso de Nepal también tendremos que adaptarnos a factores como el uso de la letrina, dormir en una cama de madera, a lavar la ropa a mano, a las casas sin aclimatización ni agua caliente y a la fauna que va a vivir entre nosotros como los insectos, lagartijas y con suerte nada más grande.

VIAJA SEGURO Y TRANQUILO
Viaja con toda tranquilidad con el seguro de viajes Mondo y su cobertura Covid-19.
Haz click para más info y ahórrate un 5% de descuento.

Yo la verdad es que me fuí de aquí super preparada mentalmente para todo lo que pudiese venir. Por eso creo que me adapté tan bien al estilo de vida. Apenas noté el cambio, no tuve ni jetlag ni ninguna diarrea del viajero. También es verdad que a día de hoy creo que no todo el mundo es tan valiente o está dispuesto a hacer esa preparación.

Un factor muy importante al que tuve que adaptarme al llegar a esa aldea fue al choque cultural. Había leído mucho sobre ello y me lo habían advertido pero no lo entendí del todo hasta que lo viví.

Choque cultural

Ayer os comentaba que al llegar a Hetauda me sentí el centro de atención, observada por ser la única turista. Personalmente no llevo muy bien lo de ser el centro de atención, ser observada. Supongo que tiene mucho que ver con que soy una persona muy insegura. Pero, comentándolo con otra gente, pude entender que a todos nos pasó un poco lo mismo. Y no solo en el aspecto de ser los únicos turistas, occidentales o como lo queráis llamar. Sino también por el hecho de que todo lo que veíamos y pasaba a nuestro alrededor era nuevo, diferente a lo que estamos acostumbrados a ver, incluso a lo que nosotros tacharíamos enseguida de bueno o malo, bien hecho o mal hecho. Y ahí amigos, es donde entra la capacidad de abrir la mente y cuestionar todo lo que conocemos o creemos conocer.

Comunicación

Esa primera semana me introducieron a los responsables y participantes de los proyectos en los que yo colaboraría. Desde niños de 2 a 12 años y sus profesoras hasta los jefes de un centro de desintoxicación para hombres. El idioma siempre era una barrera, ya que la mayoría no hablaba bien el inglés. En ese momento pude darme cuenta de las diferencias de comunicación entre nosotros (todos españoles) con los Nepalíes. Esto es algo que te das cuenta cuando pasas tiempo viviendo fuera de tu país y relacionándote con gente de otras culturas. Cada idioma tiene una manera diferente de expresarse ligado a su cultura y a sus costumbres. Si eso lo notamos al hablar con un inglés imaginaros al hablar con un Nepalí. En general los españoles somos muy abiertos, hablamos fuerte, respondemos claro.

En Nepal la gente es sorprendemente mucho más callada, menos clara. También tienen un gran sentido del humor pero son mucho más reservados y no te lo muestran hasta que te los ganas. Esta diferencia de comunicación aún la noté más la siguiente semana cuando empezé a trabajar directamente con los inegrantes de los proyectos. Muchas veces no sabía si entendían lo que les decía porqué ni me lo confirmaban ni me lo negaban. Es algo que crea bastante impotencia porqué te hace plantear si no lo estás haciendo tu bien o si no te estás expresando bien, pero al final es algo que es así y es lo que hace maravilloso que podamos interactuar con personas de diferentes países.

Costumbres

Otro factor al que debemos acostumbrarnos es a sus costumbres. Por raras que nos parezcan debemos respetarlas y no prestarles mucha atención. Sus rituales, celebraciones y creencias culturales. Cualquier costumbre suya a la que nosotros no estamos acostumbrados.

Y no se trata solo de entenderlos y aceptarlos sino también de actuar en consecuencia. Por ejemplo, aunque yo iba con buenas intenciones dada mi curiosidad por aprender de su cultura, el simple hecho de querer pararme a sacar una foto podía ser una ofensa para ellos, por eso antes realizar cualquier acción tenemos que pararnos a pensar. Poneros en su piel, imaginaros que estás andando por la calle y de repente un turista se para a observar cada movimiento que haces y a sacarte fotos, eso no te va a gustar para nada.

Ser turista

Como os comentaba en el post de ayer, es muy común que el hecho de ser turistas en un país subdesarrollado nos cause algo de incomodidad. En ciudades turísticas como Kathmandú nadie va a prestarnos ninguna atención, están acostumbrados a ver turismo, al igual que en Pokhara, Lumbini etc. En cambio en aldeas donde no hay turismo ser el centro de atención es lo normal.

Dentro de nuestra sociedad estamos acostumbrados a ver a gente de difernetes nacionalidades, con diferentes rasgos físicos y, aún y ser algo con lo que estamos habituados, no deja de causarnos curiosidad. En este caso seremos nosotros los que estén al otro lado de las miradas.

HAZTE AHORA CON TU COCHE DE ALQUILER
Rentalcars te ofrece el mejor precio del mercado y servicio de cancelación gratuita.
Haz ahora tu reserva y ahórrate dinero.

Para que os hagáis una idea, en la comunidad en la que realizé mi voluntariado hay dos calles pequeñas con 4 comercios (no hay ni supermercado ni farmacia) y se encuentra localizada a pocos kilómetros de la ciudad de Hetauda. Una ciudad pequeña, con supermercados, farmacias, escuelas, etc. Y, que aún así, no es una zona en la que frecuente el turismo. Toda la gente occidental que ven es la que viene a colaborar en proyectos de diferentes ONG de la zona.

Por otro lado también tenemos que tener en cuenta que por ser turistas vamos a ser timados seguro. Es algo que no debemos tomarnos a mal ya que Nepal vive del turismo. Simplemente tendremos que aprender, de manera educada y respetuosa, a regatear.

Algo que tienen los Nepalíes es un sentimiento de comunidad muy bonito. Entre ellos se consideran familia y se ayudan mucho. En cambio un turista es considerado una bendición que les aportará dinero. Así que no debe sorprenderos si parecéis tan turistas que os intentan cobrar 400 rupias (4€) por una camiseta y a un local le cobran 100 rupias (1€).

Contaminación y mala gestión de los residuos

Algo que, a día de hoy, sigo sin poder digerir es la cantidad de basura que hay en Nepal. Era salir a dar una vuelta por la selva o por el río y encontrar cantidades deshorbitadas de basura por todos lados. Bolsas de caramelos, de patatas, ropa, botellas, envases… Hay que tener en cuenta que los camiones de la basura pasan una vez al mes en la mayoría de aldeas pobres, como en la que yo me encontraba. Aunque me dió la impresión que esto no pasa solo en las aldeas aisladas sino que pasa en todo Nepal. Lo viví durante mis días confinada en una zona turística de Pokhara, en las montañas del Sarangkot, en Lumbini, en Kathmandú incluso en los trayectos en bus. Mirase por donde mirase había basura por todos lados.

Pobreza e injusticias

Y por último, el tema de la pobreza y las injusticias. Algo que aún yendo bien concienciada a nivel emocional me costó bastante dijerir. Puede que sea porqué soy una persona muy sensible y empatizo una barbaridad. Pero ver la realidad de la pobreza que se vive en muchas zonas de Nepal fue duro.

Recuerdo a un grupo que se instaló al lado del río, con varios niños desatendidos. También ví a niños muy pequeños cargando con sacos de arroz en la espalda. A saber cuánto pesaban y durante cuantos kilómetros cargaban con ellos. Fue duro ver la falta de acceso a calefacción en invierno y el hecho de que algunos viven en pequeñas chabolas hechas con cuatro piezas de madera en medio de la selva o la montaña. Compartiendo una cama entre hermanos y con un par de piezas de ropa para todo el año. Muchos niños incluso llevan pantalones de franela en pleno verano. Y ya no hablemos de la única variedad gastronómica, el arroz u otras muchas injusticias que se viven hoy en día en Nepal como los abusos dentro de la familia y lo corrupto que es su gobierno.

Algo que recuerdo con diferencia, es que un día de camino a la escuela nos encontramos un perro que iba cojo y aullando. Parecía que lo habían envenenado. Le dimos agua y de comer para intentar que se le pasara. Pero no tuvimos suerte. Se pasó toda la mañana tumbado al lado de la escuela, aullando de dolor hasta que murió. Recuerdo esos aullidos como puñaladas en mi corazón. Fue difícil encontrar la manera de refugiarme de lo que estaba pasando esa mañana y seguir haciendo mi trabajo.

Espero que este post te haya servido de ayuda. Cualquier duda puedes contactarme o dejar un comentario abajo, te ayudaré en todo lo que pueda. Recuerda que también puedes seguir todos mis viajes en Instagram y Youtube.

AHORRA EN TU VIAJE:

El mejor precio en tus reservas de alojamiento con Booking aquí
Viaja seguro y ahórrate un 5% de descuento en tu seguro de viajes aquí
Encuentra las mejores ofertas de vuelos aquí
Reserva todos los traslados desde el aeropuerto aquí
Reserva los mejores tours y excursiones en español aquí
Reserva todos los desplazamientos en ferry, tren y bus aquí
Compra tu tarjeta SIM prepago y ahórrate un 5% de descuento aquí
El mejor precio en el alquiler de coche con Rentalcars aquí
Todos mis productos recomendados aquí
Encuentra un montón de consejos viajeros aquí

Me encantaría saber que opinas del post. ¿Me dejas unas palabras?