Receta pan de Trigo Sarraceno germinado. Sin gluten y bajo en fodmaps

El mes pasado os subí una receta de unos Fideos Soba de Trigo Sarraceno con gambas y viendo el éxito que tuvo, aquí os dejo otra. Esta vez es para hacer un pan con solo dos ingredientes: trigo sarraceno y agua. Muy fácil de elaborar y buenísimo. Ideal para dietas bajas en fodmaps (para tratar el Intestino Irritable o el SIBO) y además es vegano, sin lactosa y sin gluten. Y si fuera poco, se hace sin levaduras ni panificadoras.

Me la recomendó mi terapeuta como opción para sustituir el pan sin gluten envasado ya que al hacerlo en casa es 100% natural. Y como me ha resultado tan bien no podía no compartir esta receta con vosotros.

Ingredientes

  • 325gr de semillas de Trigo Sarraceno.
  • 250ml de agua.
  • Sal.
  • Toppings (opcional).

Preparación

La preparación es super senzilla son 3 fases.

  1. Ponemos las semillas de trigo sarraceno en un recipiente con agua y lo cubrimos con un paño. Lo dejamos reposar durante 6 horas. Yo utilizo agua embotellada ya que, al dejarlas en remojo, la absorberán toda.
  2. Pasado este tiempo colaremos el líquido restante y pondremos las semillas en un procesador de alimentos y añadiremos 250ml de agua. Yo tengo este que además utilizo para hacer otras cosas. Una vez hecha “la masa” la taparemos y la dejaremos reposar 24 horas.
  3. Pasadas las 24 horas precalentaremos el horno a 230°C y, de mientras, mezclaremos la masa y le añadiremos sal. Una vez el horno esté caliente la volcaremos en un recipiente forrado con papel de horno. Yo utilizo un molde rectangular de 23cm. Una vez tengamos la masa dentro del recipiente podéis añadir cualquier topping que queráis. Yo a veces le añado semillas de calabaza o de girasol. También podéis añadirle aceitunas o pasas. Seguidamente lo pondremos dentro del horno. Yo lo dejo unos 70 minutos ya que mi horno tarda esto en hacer el pan bien hecho por dentro y doradito por fuera.

Una vez hecho os aconsejo que lo saquéis del molde y lo dejéis reposar unas horas antes de despegarlo del papel de horno. Ya que cuando está muy caliente se rompe un poco de los bordes. Así el pan va a conservar su forma y su borde crujiente. Para almacenarlo lo podéis cortar a rodajas y congelarlas o si preferís consumirlo fresco lo podéis conservar tapado en la nevera hasta 4 días.

A mí me costó encontrar el trigo sarraceno porqué no suele haber en supermercados. Pero deberíais poder encontrarlo en sitios ecológicos y dietéticos. Yo suelo comprar este trigo sarraceno si no encuentro en mi tienda de confianza.

Espero que este post te haya gustado. Si quieres que suba más recetas como esta dímelo, estaré encantada de mostrarte muchas más. Recuerda que cualquier duda puedes contactarme o dejar un comentario abajo, te ayudaré en todo lo que pueda. También puedes seguir todos mis viajes y mi día a día en Instagram y Youtube.

Me encantaría saber que opinas del post. ¿Me dejas unas palabras?