Siendo el SIBO parte de mi día a día, he sentido la necesidad de escribir sobre esta condición digestiva que me afecta a día de hoy. La pandemia y la imposibilidad de viajar en estos momentos, ha sido para mí la excusa perfecta para curar algo que llevaba mucho tiempo afectando a mi calidad de vida y emprender un viaje diferente. Un viaje a la sanación y al amor propio.

En Enero de 2021, me diagnosticaron SIBO y desde entonces mi vida ha dado un giro de 360°. Mis prioridades han cambiado y he tenido que aprende a cuidarme y respetarme mucho más. Soy de esas personas que creen que todo pasa por algo y que todo llega en el momento indicado. Y creo que mi cuerpo llevaba años advirtiéndome que tenía que parar, vivir más despacio y priorizarme para curarme física y emocionalmente. Tristemente no supe como escucharlo antes.

Creo que hay muy poca información sobre esta y otras condiciones digestivas, aunque afortunadamente cada vez hay más. Yo no soy experta y como es lógico no entiendo a la perfección sobre este tema y si algo he echado en falta ha sido conocer experiencias reales de personas que hayan pasado por lo mismo. Estoy convencida de que si en su momento hubiera tenido más información seguramente me hubiera tomado mi situación mucho más enserio y hubiera buscado la manera de solucionarlo mucho antes.

Tratamiento

Por lo que sé yo, a día de hoy, hay dos maneras de curar el SIBO. Una es con antibióticos químicos y la otra con antibióticos herbales. Con mi PNI, y fiel a su manera de trabajar, apostamos por un tratamiento natural con antibióticos herbales. No tuvo que convencerme mucho al respecto. Soy partidaria de sanar de la manera menos intrusiva posible, aunque esto requiera más tiempo.

Además de los antibióticos herbales he ido acompañando el tratamiento con suplementos y diferentes dietas para adaptar mi alimentación a las necesidades de mi cuerpo y así darle un soporte extra. Como por ejemplo la dieta baja en FODMAPS.

Una dieta baja en FODMAPS es una dieta en la que se prescinde de los alimentos Fermentables Oligosacáridos Disacáridos Monosacáridos y Polioles. Podéis consultar la lista de estos alimentos aquí.

Por lo que se el tratamiento natural son 3 fases. Erradicar, sanar y repoblar. Parece un proceso muy fácil y claro pero yo después de 1 año todavía sigo haciendo tandas de antibióticos y pruebas para encontrar la causa de lo que le está pasando a mi cuerpo.

Recetas

Y finalmente os dejo algunas recetas. La mayoría de ellas son bajas en fodmaps, que en mi punto de vista, son las más complicadas de encontrar. Todas ellas me están funcionando de maravilla y por eso quiero compartirlas contigo.

Me encantaría saber que te ha parecido esta entrada. ¿Me dejas unas palabras?